Dictan decreto de ayuno y oración para manejar la crisis de Puerto Rico

La propuesta del presidente de la Cámara de Puerto Rico es rechazada por algunos sectores de la sociedad

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Prensa en Facebook

Dictan decreto de ayuno y oración para manejar la crisis de Puerto Rico

SAN JUAN.- La decisión del presidente de la Cámara de Puerto Rico de decretar 40 días de ayuno y oración en dicho órgano legislativo para ayudar a manejar la crisis, ha levantado ampollas entre varios sectores que, incluso, amenazan con impugnar ante la corte dicha decisión.

En un comunicado difundido hoy la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés) exhortó al presidente de la Cámara, Johnny Méndez, a que reconsidere su “equivocado afán inconstitucional de insistir que la fe cristiana es la religión que guía” al gobierno de Puerto Rico.

A su vez, señala que si se permite o no oración voluntaria en la legislatura de Puerto Rico, promovida por el estado, “no depende de la inclusión en el escudo de Puerto Rico de un cordero que representa la vida de Jesús Cristo sobre una biblia. Depende de lo que dispone la Constitución sobre “completa” Separación de Iglesia y Estado”.

Y es que en su anuncio este jueves, Méndez, al ser preguntado por los medios sobre si el decreto, que entraría en vigor el próximo 27 de febrero, contrario a la separación iglesia-estado prevista en la Constitución de Estados Unidos y Puerto Rico, señaló que el escudo de la isla e indicó que el cordero que aparece en el mismo “representa a Jesucristo sobre una biblia y esa es nuestra fe”.

Algo que ACLU, en un comunicado suscrito por su director ejecutivo, William Ramírez, considera “equivocado”.

“Puerto Rico como estado político no tiene una fe. Las personas la tienen y el Estado no la puede imponer”, indica Ramírez.

“Decir que la inclusión de un cordero que representa la vida de Jesús Cristo sobre una biblia, evidencia que esa es la fe del estado, es impulsar el cristianismo como fe oficial del Estado, lo que violenta todo principio de separación de iglesia y estado; mandato constitucional esbozado en la ley suprema de Puerto Rico y Estados Unidos”, agregó hoy Ramírez.

Esta semana Méndez anunció que el decreto, que ahora deberá ser refrendado por la cámara baja de la Asamblea Legislativa, no es obligatorio pero que su intención era que de esta forma en el Capitolio de Puerto Rico “tengamos un período de profunda reflexión, de introspección y de plegarias para que tengamos dirección de lo alto para poder atender los problemas sociales”.

A su vez, indicó que se trata de insertarse en “esta corriente de plegarias para buscar la dirección correcta para manejar la enorme crisis que afrontamos”.

Para ACLU, el presidente de la Cámara de Representantes de la isla y los demás representantes, “deberán recapacitar en su afán de endosar el cristianismo como fe del estado, y de imponer sus creencias al pueblo de Puerto Rico, quien financia las operaciones de esa rama gubernamental”.

“De lo contrario, que abra la oración legislativa a la participación de puertorriqueños de fe musulmana, judía, reflexiones ateas, y otras, dándoles tiempo igual”, opinó.

El decreto anunciado también señala que se invita a todos los ciudadanos de Puerto Rico “a realizar actos de ayuno y oración, conforme a los dictados particulares de su corazón y conciencia por el bien de nuestras familias y nuestras comunidades”.

Sin embargo, ACLU considera que “no le corresponde a la legislatura dictarle al pueblo como debe o no orar en sus hogares; el Pueblo, en su Constitución, dictó que nuestro gobierno no endosará religión alguna en la casa del pueblo” y que “habrá completa separación de Iglesia y Estado”.

Por su parte, la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico ya ha anunciado que podría impugnar ante la justicia el decreto “si se dan las condiciones necesarias”.

Para esta organización “dicho decreto violaría” las cláusulas constitucionales de libertad de culto y separación iglesia-estado.

A su vez, indicó que han contactado con organizaciones dentro y fuera de la isla para que apoyen su iniciativa.

Humanistas Seculares de Puerto Rico recordó que en la isla coexisten creyentes y no creyentes, judíos, musulmanes y budistas, santeros, entre otros muchos, y hay que defender los derechos de todos.

Te recomendamos