En busca de padres de crianza y adoptivos

Kissimmee

Niños que sufren casos de abuso, abandono o negligencia, necesitan padres de crianza o adoptivos que les puedan brindar un hogar cálido, es el llamado de las autoridades y agencias comunitarias locales en noviembre, Mes Nacional de la Adopción.

Aproximadamente, hay 300 menores que están fuera de sus hogares biológicos, de casos que maneja en Osceola, la agencia Youth and Family Alternatives, Inc. (YFA).

Esta agencia es uno de los proveedores que trabaja con la organización Child Welfare Community Based Care of Central Florida (CBC), a cargo de desarrollar los servicios comunitarios y apoyo para los niños y familias atendidos por el sistema de bienestar infantil en la Florida Central.

Debido a la creciente comunidad hispana en Osceola, se necesitan padres bilingües, que quieran marcar esa diferencia en la vida de estos menores y hacer más fácil su transición a hogares de crianza o adoptivos.

“Hay muchos casos de minorías. Para que los niños no sufran tanto en el cambio cultural, muchos de estos niños hablan el idioma inglés, pero su cultura y costumbres son hispanas. Si hay personas o familias hispanas es mejor. Eso significa que el niño no va a sufrir un cambio tan brusco”, comentó Claudia González, coordinadora del programa de Cuidado de Crianza de la agencia YFA.

El amor y dedicación de aquellas personas que se han comprometido en ser padres de crianza o padres adoptivos de menores que han sido sacados de sus hogares, constituye una responsabilidad grande que con gusto la realizan los puertorriqueños Mixabeth y Daniel Ayala.

“Es hermoso nuestra labor. Estos niños necesitan amor, permanencia, todo lo necesario para ser un buen ser humano en el futuro”, relató la madre. “Fui criada por mis abuelos y sé que no sólo el amor viene de los padres biológicos, hay otras personas que pueden darlo también”.

Estos esposos, residentes de Osceola, son padres de cuatro niños, que aunque no sean sus hijos biológicos, en su corazón lo son, una tarea de amor que han cultivado con el tiempo.

“Al principio es un poco difícil, pero después ya se va cogiendo las costumbres. Es una experiencia muy linda. Ellos necesitan amor, cuando se quedan solos, necesitan una mano amiga”, dijo el padre.

Adoptaron a los hermanos Christopher de 11 años y Daniel, de 6 años, después de haber sido sus padres de crianza por seis años. Además, son padres de crianza de dos menores (de 10 y 9 años), de quienes pronto tendrá que separarse al estar una familia interesada en adoptarlos.

En la Florida, hay 27,287 niños, al menos 3,298 de ellos en la Florida Central, que son víctimas o en riesgo de abuso, descuido y abandono, según datos del CBC.

Para más información, visite la página http://www.cbccfl.org.