Estudiantes listos para misión humanitaria

Estudiantes listos  para misión humanitaria
Esquiaqui está viviendo en pleno parte del sueño de su niñez:extender una mano de ayuda a los más necesitados de Colombia.
Foto: Suministrada

Fernando Nuñez Esquiaqui estaba cursando el quinto grado cuando le reveló en un ensayo literario a su maestra que algún día extendería una mano de ayuda a los más necesitados de su país, Colombia.

“Yo les había dicho que describieran lo que harían para tratar de cambiar el mundo”, dijo Gelmarie Ortiz, maestra de Esquiaqui cuando tenía 10 años de edad. “Recuerdo que había ocurrido la tragedia del 11-S y esa fue la tarea asignada”.

Diez años después, Esquiaqui está viviendo en pleno parte de ese sueño de su niñez.

El próximo 17 de diciembre, el joven estará realizando lo que sería su quinta misión humanitaria a la zona de El Talón, ubicada a unos 45 minutos de Cartagena.

“Me impactó que la ciudad de Cartagena, siendo un sector turístico muy hermoso, en ella hay un muro, que al cruzarlo, ves mucha necesidad”, dijo el fundador de la organización sin fines de lucro, Más Allá de la Pared, recientemente reconocido por la congresista Corrine Brown.

En aquel viaje, el estudiante de economía de la Universidad del Centro de la Florida (UCF) tenía 17 años cuando conoció de primera mano la empobrecida región por primera vez.

“Entonces comencé a grabar y a documentar todo. Conocí personas con autismo y otras enfermedades que no podían tratarse médicamente y una mujer que no había comido por unos cinco días”, recordó el joven. “Aunque no me creyeron por mi edad, les prometí que regresaría con ayuda”.

En julio del año 2009, Esquiaqui cumplió con su promesa de volver con la primera distribución de todas las donaciones que recibió y que logró acumular en el garaje de su casa.

En ésta próxima jornada, además de la tradicional repartición de juguetes, ropa y zapatos, los residentes de El Talón serán atendidos gratuitamente por un grupo de médicos que saldrán desde Bogotá justo antes de la Navidad.

A pesar de que organizar todos los artículos donados, le tomó largas horas de su tiempo libre los fines de semana, la experiencia le ha cambiado la vida a la estudiante iraní, Adriane Norman.

Norman, de 22 años, viajará por primera vez a El Talón, junto a sus compañeros de la Junta directiva, Juan Esteban Cajigas y Esquiaqui.

“Es la primera vez que viajaré fuera del país y me siento emocionada de que será en nombre de una buena causa”, dijo la joven universitaria.

Entre los proyectos pendientes de la organización se encuentra la construcción de un parque infantil.

“Va a tener columpios, chorreras, un área de juegos y también construiremos un jardín orgánico para que ellos aprendan a sembrar y a sostenerse por sí mismos”, explicó Esquiaqui con entusiasmo.

El “Parque del Futuro” tendrá un costo de construcción de $3,000 a $4,000 y el terreno será donado por el municipio de Turbaco, en Colombia.

“Estoy muy feliz y orgullosa que esté cumpliendo su propósito”, dijo Ortiz sobre su ex-alumno.