Rubio responde a los boricuas de Orlando

Por primera vez, el mismo senador federal Marco Rubio, intentó defender su decisión de votar en contra de la confirmación de Mari Carmen Aponte como embajadora de E.U. en el El Salvador, acto que generó indignación en la comunidad puertorriqueña, especialmente en el centro del estado.

Las declaraciones surgen después de finalizado un evento en el Instituto de Justicia Criminal de Valencia College en Orlando.

Desde que Rubio rechazó la confirmación de Aponte, su oficina local ha tenido la visita de boricuas, organizaciones y ha recibido cartas condenando lo que han interpretado como un espaldarazo a los puertorriqueños.

“Yo no he estado en contra de Mari Carmen Aponte. La conozco personalmente, hemos hablado durante todo este proceso. Ella entiende, como entienden muchas otras personas, que no es en contra de ella; es en contra de un paquete de nominados”, expresó Rubio a preguntas de La Prensa.

El pasado 12 de diciembre Rubio, junto a otros republicanos, bloquearon la medida y, desde entonces, han comenzado a señalarse culpables de ambos partidos.

El cubano-americano condicionó la confirmación de todos los embajadores propuestos por el presidente Barack Obama hasta que la Casa Blanca se pronuncie en contra de temas controvertidos que, según afirma, han contribuído al deterioro de la democracia en América Latina, en particular la supuesta falta de transparencia en los procesos electorales en Nicaragua.

“Hay una serie de personas que esta administración está tratando de poner en puestos en América Latina y yo he dicho simplemente que no voy a apoyar este proyecto hasta que respondan a las necesidades de política en esa parte del hemisferio”.

Sin embargo, dijo que ha visto “avances” en el caso particular de Aponte en relación a las alegadas elecciones fraudulentas en Nicaragua. “Como dije en diciembre, estoy dispuesto a apoyarla porque ha habido progreso sobre ese tema, desafortundamente el senador Harry Reid no la trajo a votación vamos a ver si ahora en enero lo hace”. En el mismo mes de diciembre, Rubio notificó al Departamento de Estado sobre su cambio de postura, y presentó a último minuto una lista de colegas republicanos que, según afirma, estarían dispuestos a respaldarlo.

Sin embargo, José Dante Parra, director de medios hispanos de Reid, el líder de la mayoría no está totalmente convencido de que la lista de legisladores que Rubio alega votarían a favor de Aponte es sólida.

“Fue el senador Rubio quien votó dos veces en contra de Mari Carmen Aponte, mientras que el senador Reid votó a favor de ella y ha mantenido viva su nominación usando su prerrogativa como líder de la mayoría. Sólo nos queda una oportunidad para confirmar a la embajadora Aponte y necesitamos 60 votos”, dijo Parra. “Es la responsabilidad del senador Rubio conseguir los votos que faltan entre los republicanos”.