Romney ganó en las urbes, Gingrich en las áreas rurales

Romney ganó en las urbes,  Gingrich en las áreas rurales
Romney gana por 16 puntos y toma nuevo impulso para las próximas primarias en Nevada y Maine.
Foto: AP

Esta vez la paliza le tocó a Newt Gingrich, que sufrió una derrota frente a Mitt Romney de 16 puntos en las primarias presidenciales de Florida.

Los floridanos le regalaron a Romney una importante victoria en las primarias, tras ganar en Nuevo Hampshire y perder en Carolina del Sur.

Tal y como los analistas habían previsto, Romney ganó 47% versus 32% para Gingrich de los mas de 1.6 millones de votos contados en el Estado del Sol.

A gran distancia quedaron el ex senador Rick Santorum, que obtuvo un 13%; y el congresista Ron Paul, que recibió el 7%.

Ahora Romney toma impulso para enfrentar las primarias en Nevada y Maine, que están de vuelta a la esquina.

Celebrando en Tampa, Romney dijo que, a pesar de la lucha primaria, “nuestro partido estará unido y tendremos una fórmula ganadora para los Estados Unidos”.

Con su victoria, Romney se apuntará los 50 delegados de Florida a la convención republicana, que se celebrará el próximo agosto en Tampa y que designará oficialmente al candidato del partido que se enfrentará al presidente Barack Obama en noviembre próximo. Romney suma ya 81 delegados.

Pero el triunfo de Romney tuvo un costo: una campaña negativa en la que la campaña del triunfador gastó un estimado de $16 millones negativos contra su principal contrincante Gingrich.

Se calcula que Romney gastó cinco veces más que Gingrich en publicidad negativa contra su contrario, mientras que Gingrich atacó a Romney a cada paso de su campaña por Florida.

En la noche de las elecciones, los seguidores de Gingrich cargaban con pancartas que decían “46 States to Go”.

“Vamos con el poder de la gente para derrotar el poder del dinero en los próximos seis meses”, dijo Gingrich en la noche de elecciones, en el Rosen Centre, en Orlando.

Añadió que “ahora está bien claro que la contienda es entre dos personas”.

La victoria de Romney fue decisiva porque éste ganó en las urbes – en las áreas de Tampa, Miami-Dade y Orlando.

Sin embargo, Gingrich, quien obtuvo más de 500,000 votos, fue el favorito en casi la mitad de los condados del estado. Y por poco se lleva al condado Duval, sede de la ciudad de Jacksonville.

Estos condados son los más conservadores de Florida, lo cual indica que la base conservador del Partido Republicano aún no confía en Romney.

Un problema que ha impactado a Romney en todas las primarias hasta la fecha.

Este reporte incluye información de Pilar Marrero de La Opinión, María Padilla de La Prensa y EFE.