López Rivera fiel a sus creencias

López Rivera  fiel a sus creencias
El nacionalista dice que el cambio político más importante que necesitan los puertorriqueños no ha ocurrido.
Foto: Inter News Service

El nacionalista y preso político puertorriqueño que más tiempo lleva tras las rejas, Oscar López Rivera, plasmó en una carta dirigida a sus simpatizantes lo que ha sido su vida encarcelado durante estas últimas tres décadas.

López Rivera, de 69 años, no ha dejado atrás sus ideales políticos, lo que sus seguidores sostienen es la razón por la cual lo mantienen privado de su libertad. Critican al Gobierno federal por considerar que la condena ha sido excesiva.

Tal como evidencia su carta, el también veterano de Vietnam, deja claro que aún tras las rejas sigue fiel a sus inclinaciones políticas de que Puerto Rico sea una nación independiente.

“Fue el mismo José Martí quien dijo que para que las personas sean libres deben entender su cultura.

Yo entiendo que los puertorriqueños son personas educadas aunque aún seguimos colonizados. Pero también somos gente fuerte moralmente, mentalmente y espiritualmente.

Sin embargo, no hemos podido lograr que Puerto Rico sea libre y soberano”.

La misiva fue difundida durante una reciente manifestación por su libertad en las escalinatas de la Alcaldía de Orlando por varios grupos que abogan porque sea excarcelado debido a su delicado cuadro de salud. En el año 1999, el presidente Bill Clinton le conmutó la sentencia a López Rivera con la condición de servir 10 años con buena conducta entre otros requerimientos, y a otros 16 presos políticos, pero éste rechazó la oferta, ya que no todos los presos políticos serían liberados.

El Gobierno federal lo acusa de haber formado parte de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), grupo al que se le vincula con detonaciones de bomba y cinco muertes en la década de los ’70.

Durante su enjuiciamiento, López Rivera fue acusado y condenado solamente por cargos de sublevación, por lo que se le adjudicó una pena de 70 años.

“Los últimos 31 años han pasado fugazmente. Muchos cambios radicales han ocurrido en todo el mundo durante este período de tiempo. En Puerto Rico, la Marina estadounidense ya no se encuentra en Vieques. Desafortunadamente el cambio más importante que necesitan los puertorriqueños no ha ocurrido porque el colonialismo parece haberse afianzado más que nunca”, escribió el preso.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos