Primera mujer a cargo de escuelas de Orange

Primera mujer  a cargo  de escuelas de Orange
Jenkins: 'Estos son nuestros niños y queremos cosas buenas para ellos'.
Foto: Migdalia Fernández. La Prensa

Jenkins es la primera mujer líder del distrito escolar de Orange, uno de los más grandes en Estados Unidos y donde un tercio de los estudiantes son hispanos.

“Creo que siendo superintendente auxiliar de este mismo distrito escolar por tantos años me hace muy cualificada para enfrentar los retos académicos y llevar al distrito a una educación de excelencia”, dijo.

Jenkins habló con La Prensa de los temas más importantes que afectan a la comunidad en este condado y de la manera en que ella enfrentará estos problemas.

El tener una mujer a cargo de las Escuelas Públicas del Condado Orange (OCPS), el distrito escolar más grande en la región, podría representar un paso adelante. Sin embargo, Jenkins asegura que siempre se ha enfrentado a un mundo laboral mixto y que ser mujer no es un problema.

“Nunca he tenido ningún problema en ser una mujer en liderazgo porque las cualidades de un buen líder trascienden las diferencias de genero”, explicó.

La madre afroamericana de dos hijos, quienes se graduaron de OCPS, añadió “creo que aporto a la educación al traer dentro de mí ese instinto femenino materno que todas las mujeres tenemos cuando requerimos lo mejor para nuestros niños, y en este condado todos son mis niños”.

Jenkins asegura que su primera prioridad es el rendmiento académico; el segundo, trabajar en crear individuos con una educación redondeada; el tercero, apoyar a los maestros y las aulas escolares; y cuarto, atraer la intervención y envolvimiento de la comunidad y entidades independientes en apoyo a las escuelas.

Uno de los retos que Jenkins enfrentará será ayudar a los estudiantes hispanos a alcanzar metas de educación y a superar barreras de idioma.

“Implementar programas para ayudarles a incorporarse al sistema escolar y a aprender el idioma es muy importante”, dijo, al igual que convertir estos estudiantes en ciudadanos productivos.

El número de hispanos en cursos avanzados (AP) ha incrementado “increíblemente” en los últimos años, comentó.

Aún así, solo el 24% de estudiantes hispanos en OCPS toma exámenes de cursos AP, colocando a Orange en el cuarto rango entre los distritos escolares más grandes de Florida. En Jacksonville, casi el 50% de latinos toma examenes AP y en el área de Tampa, el 32%, según cifras del Departmento de Educación estatal. Lo cual indica que Orange aun tiene mucho por hacer en esta área.

Otro de los retos es la cantidad de estudiantes en la pobreza –algunos inclusive sin hogar o sin alimentos. Según los datos de OCPS, unos 4,000 estudiantes viven en extrema pobreza o están desamparados. Una cifra que Jenkins asegura puede crecer aún mayor. Durante este año estos estudiantes hicieron cola en muchas escuelas para recibir bolsas de alimentos para llevar a casa.

Para esto Jenkins propone formar más alianzas –que las más de 2,400 existentes–, con organizaciones comunitarias para servirle mejor a los sectores que más lo necesitan. “Un niño con hambre no puede aprender igual”, explicó. “Necesitamos el envolvimiento de la comunidad entera”, dijo.

Este año el FCAT fue un fracaso, ya que solo el 27% de estudiantes de cuarto, octavo y décimo grados en Florida aprobaron el examen de escritura más estricto que ha habido en el estado.

Jenkins confirma que las reglas no las hace el condado y que habría muchas cosas que ella cambiaría si tuviera la oportunidad.

“Tenemos que apoyar a nuestros niños. Si las reglas no cambian con los FCATS, seremos más agresivos, incluyendo tutorías y escuela sabatina si es necesario proveer tiempo adicional para aprender”, prometió.

El presupuesto escolar bajó unos $14 millones a $1.49 mil millones en el año fiscal que termina el 30 de junio, algo estable comparado con otros distritos, gracias a nuevos impuestos y fondos de estímulo federal.

Jenkins dijo que es una superintendente pro cultura y apoya la educación de un estudiante redondeado en todos los aspectos, en especial para estudiantes de primaria. “Una buena educación necesita instruir arte y cultura”, explicó.

Concluye que no hay un solo líder en Orange, que los resultados del distrito también dependen de la Junta Escolar y otros líderes.

” Estos son nuestros niños y queremos cosas buenas pasando con cada uno de ellos”, dijo Jenkins.