Cruciales independientes, latinos y mujeres

Reportaje Especial

En lo que se anticipa será una contienda presidencial muy cerrada, el voto en una decena de estados del país y la decisión de ciertos grupos no partidarios serán clave para capturar la Casa Blanca.

Sólo hay que seguir el rastro del dinero que las campañas invierten para identificar cuáles son esos estados que las campañas del republicano Mitt Romney y del demócrata y presidente titular Barack Obama consideran cruciales.

Recientemente la campaña de Romney gastó más de $3 millones en comerciales de televisión en siete estados: Colorado, Iowa, Carolina del Norte, New Hampshire, Nevada, Ohio y Virginia. Estos son estados que los republicanos consideran que deben ganar para arrebatarle a Obama la Casa Blanca. En todos ellos triunfó el presidente en 2008 y, si los pierde en esta ocasión, su reelección estará en juego.

¿Por qué unos estados son importantes y otros no? En los E.U., a diferencia de otros países, el presidente lo elige el Colegio Electoral, que se selecciona por estado. Algunos, como California y Nueva York, son sólidamente demócratas y se sabe que votarán por Obama. Otros, como Texas y Kansas, son seguros republicanos.

Solo hay una docena de estados que cambian de columna dependiendo de la elección. La Florida es uno de ellos.

Según los expertos, el juego allí está en los independientes, grupos de no partidarios o de partidarios “light”, que tienden a votar por un partido, pero pueden cambiar al otro, dependiendo de quién es el candidato a presidente, cuál es la condición de la economía u otros factores.

“En las encuestas vemos que la elección se hace cada vez más cerrada. Y mientras más empatados estén los candidatos en un voto nacional, más importantes serán estos votantes”, dijo Stella Rouse, profesora auxiliar en la Universidad de Maryland.

Esto es obvio en la encuesta diaria Gallup, en la que Romney y Obama han estado empatados, con cifras entre 45% y 47% para uno y otro.

Rouse considera que los grupos importantes en la actual elección son las mujeres, los independientes y los latinos. “Los independientes tienen a la economía como prioridad número uno”, según la catedrática.

El problema para ambos candidatos es que los independientes no están emocionados con ninguno de los dos, están decepcionados con el sistema político y es el grupo que más tiende a la apatía en participación para este mes de noviembre, de acuerdo con Gallup.

“Esta va a ser una elección de movilizar, más que de convencer a indecisos”, dijo Sherry Bebitch Jeffe, analista y catedrática de la Universidad del Sur de California.