Misteriosos grabados en Castillo de San Marcos

Misteriosos grabados  en  Castillo de San Marcos
Se trata de una docena de grabados realizados hace mas de 250 años, según Fuellner.
Foto: Raphael Cosme. Especial para La Prensa

San Agustín

Cientos de miles de personas visitan cada año el Castillo de San Marcos en esta ciudad, pero muy pocos se percatan de las maravillosas creaciones de grabados con textos y dibujos coloniales en las paredes del fuerte, algo que todavía está por investigarse su significado y origen histórico.

Según algunos investigadores estos grabados o graffiti fueron hechos alrededor del año 1702 y surgen a consecuencia de un pasatiempo o tiempo muerto de los soldados de la marina española y británica durante los horarios que vigilaban estas fortificaciones. También algunos de los grabados estaban asociados a los prisioneros encarcelados por largo tiempo.

No fue hasta mediados del siglo XX cuando el Departamento de Parques Nacionales contrato al historiador puertorriqueño Luis Rafael Arana para que descifrara estos mensajes coloniales, logrando catalogar la mayoría de ellos en un reporte oficial para la entidad.

Al parecer estos grabados en fortificaciones españolas no son algo único del fuerte de San Marcos; en los fuertes de San Felipe, San Cristóbal y el fortín de Tajamar en Puerto Rico, también presentaron dichos grabados.

En una visita reciente al Castillo de San Marcos este semanario logró verificar la existencia de estos grabados sobre las gruesas paredes del fuerte y fue impresionante la cantidad de dibujos de embarcaciones en las paredes del dormitorio de los militares. A simple vista se podía ver un barco del siglo XVIII y otras embarcaciones de menor dimensión. Esos grabados no solo se limitaron a esquemas de barcos que hacían su parada en la bahía de San Agustín, sino que había grabados de textos en el idioma castellano antiguo y británico y también jeroglíficos de los indios americanos que estaban encarcelados en el fuerte.

“Se trata de una docena de grabados realizados hace mas de 250 años en las habitaciones del fuerte; es un patrimonio dejado por los españoles en los siglos XVII y XVIII”, explica la ranger Griselle Fuellner a los visitantes.

Otra área del Castillo de San Marcos, el cuarto de armería o de pólvora, se localizaron más de estos grabados. Aquí los dibujos fueron parte de la arquitectura para identificar un área peligrosa y restringida. En ese cuarto se aprecia una decoración muy especial en el uso de pictografía.

La pólvora se identificaba en esa época con unos colores particulares como si fuera un código o símbolo. Se usaron el policromado de diseños arqueados de los colores amarillo y rojo a media pared como si fuera pigmentados. En el fondo se aprecia el cuarto sellado con una sola entrada que tenía en la parte superior del arco unos símbolos incisos en forma de círculos repetidos que representaban que en esa habitación se almacenaban grandes cantidades de municiones y se evitaba el ingreso de todo tipo de flama.

En su próxima visita al Castillo de San Marcos no olvide de solicitar una excursión con la ranger Griselle Fuellner llamando al 904-829-6506.