Candidatos para todos los gustos

Candidatos  para todos los gustos
La candidata a la presidencia por el Partido Verde, Jill Stein, considera que esta es la 'tormenta perfecta' para que un tercer partido emerja frente al presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.

Barack Obama y Mitt Romney no son los únicos en postularse para la presidencia.

También hay aquellos que se mueven en la sombra de los partidos Republicano y Demócrata, pero que representan una voz inconforme y poco transable. Una voz que, dependiendo de la ecuación política en las elecciones de noviembre, puede tener cierta influencia, en una carrera cerrada.

“Los partidos alternativos son muy débiles. Es un voto simbólico para la gente que no está satisfecha con ninguno de los partidos principales. Quieren hacer una declaración; ellos saben que su candidato no va a ganar”, explicó Judd Legum, analista del Centro para el Progreso Americano.

Quizás pocos recuerdan ahora la imagen del empresario Ross Perot, quien en 1992 y 1996, se postuló como candidato a la presidencia y fue el último de este tipo, participando en los debates nacionales. Otros recuerdan con recelo el supuesto rol de Ralph Nader en las elecciones de 2000. En una carrera tan cerrada como la de Al Gore y George W. Bush -decidida en la Florida-, muchos insisten en que los votos de Nader le costaron la elección al candidato demócrata.

Ahora, a menos de tres meses de las elecciones presidenciales, no faltan los candidatos que ofrecen una alternativa. Sin embargo, no todos estarán en las papeletas del país, ya que cada estado tiene un sistema diferente para posicionar a los candidatos en sus boletas de votación.

A pesar de esto, hay ciertos partidos alternativos bien establecidos, como los libertarios o el Partido Verde, que logran estar presentes en los 50 estados, pero que no impactan por sus resultados en las urnas.

Este año, las opciones son muchas, pero quizás las más llamativas parten por el candidato Gary Johnson, ex gobernador republicano de Nuevo México, quien se ha postulado por el Partido Libertario.

Bajo los preceptos de rechazar el control del Gobierno federal, la legalización de la marihuana y del matrimonio homosexual, promete ganar adeptos en varias zonas del país.

La Dra. Jill Stein, representando al Partido Verde, tiene en su carrera política su postulación a la gubernación de Massachussets, junto a varios puestos locales. Como candidata presidencial, se lanzó bajo el concepto de que el pueblo se tiene que hacer cargo de los temas, ya que los principales partido políticos representan los intereses del 1% del país.

Este año, las estrellas televisivas tampoco se han quedado de lado. La actriz y comediante, Rosseane Barr, es la candidata por el Partido por la Paz y la Libertad, con una plataforma que impulsa a la gente a salir del concepto del “mal menor”.

“Demócratas y republicanos hacen el mismo daño cuando están en el poder. Si quieren decirle al gobierno que están cansados de esto, voten por mí”, dice.

Otro candidato destacado es el ex congresista Virgil Goode, del Partido de la Constitución, con una agenda que pondría una moratoria en la inmigración legal y sacaría al país de acuerdos de libre comercio como NAFTA.