Jara se defiende ante críticas

Jara se defiende ante críticas
Foto: Migdalia Fernández. La Prensa

Jara fue seleccionado por la Junta Escolar a pesar de la oposición de grupos activistas puertorriqueños, y los sindicatos de maestros y empleados de soporte de Orange.

Los activistas puertorriqueños, en particular, se opusieron a Jara porque éste no es boricua en un área donde los puertorriqueños son la mayoría de los hispanos.

Mientras, los sindicatos critcaron a Jara por reducir plazas de empleos en el distrito del condado Monroe, donde fue superintendente escolar hasta el 2011.

Sin embargo, Jara asegura que no presta atención a las críticas y que está preparado para enfrentar el cargo.

“Fui la persona más capacitada para ser escogido en este puesto, por mis méritos y mi experiencia”, explicó Jara, quien cuenta con un doctorado de la Universidad de Massachusetts. “Fui director de escuela, administrador de distrito y he trabajado a nivel estatal haciendo énfasis en la preparación pre universitaria para los estudiantes”.

Una de las razones por las que se interesó en trabajar en Orange es que, a diferencia del condado Monroe, en el sur de la Florida, el distrito Orange es un distrito escolar en crecimiento y “muy afluente, en comparación con otras zonas escolares”.

Para este año escolar Orange tiene un presupuesto tentativo de $1.61 mil millones. Así mismo, el distrito escolar -actualmente entre los 10 mayores en el país-, se espera que tenga un crecimiento a unos 184,000 estudiantes.

El liderato del distrito es clave para instalar los cambios que se necesitan para mejorar la calidad de la educación en esta zona.

Por ejemplo, la mayoría de niños que no pasaron las pruebas estandarizadas estatales FCAT el año pasado puso en duda todos los distritos escolares, obligando al Departamento de Educación estatal a bajar las curvas y reevaluar los exámenes.

Los retos en el condado que el Dr. Jara manejará directamente tienen que ver con el currículo escolar y el progreso académico estudiantil. Además, entre sus obligaciones está el entrenamiento y capacitación a maestros y directores.

Jara tendrá que enfrentar los desafíos académicos de la gran cantidad de estudiantes de escasos recursos y desamparados, puesto que Orange cuenta con unos 4,000 estudiantes desamparados y se espera que esta cifra continúe en crecimiento.

Jara ha establecido unas prioridades a corto y largo plazo. A corto plaza sus metas incluyen mejorar la eficiencia de lectura en los estudiantes de tercer grado en los FCATs (Florida Comprehensive Assesstment Test), mejorar los alcances académicos en álgebra y matemáticas y hacer énfasis en el programa AP (Advance Placement) e incrementar el número de estudiantes en el mismo, entre otras y amentar la tasa de graduación a un 100% de un 91%.

Sus metas a largo plazo son un poco más globales e incluyen mantener las metas establecidas por la superintendente escolar, la Dra. Barbara Jenkins; y subir la calificación del distrito escolar, que actualmente es un “B”, entre otros.

Según Jara, los planes para los estudiantes hispanos, tanto a corto como a largo plazo, son los mismos que para los demás estudiantes.

“No hay distinción. Todos son niños en el sistema, no importa su raza o etnia”, comentó.

Sin embargo, realza que una de las cosas en que se compromete como persona es fomentar la educación entre los padres hispanos.

“Muchos tienen poco entendimiento de cómo funciona el sistema escolar en los Estados Unidos … Es importante que entiendan el sistema y se involucren en el proceso”, aseguró.

A corto plazo:

Mejorar la eficiencia de lectura en los estudiantes de tercer grado en los FCATSs.

Mejorar los alcances académicos en álgebra y matemáticas.

Hacer énfasis en el programa AP e incrementar nú mero de estudiantes en el mismo programa.

Mayor respaldo a los directores y maestros.

Aumentar la tasa de graduación a un 100%, de 91% actualmente.

A largo plazo:

Mantener las metas establecidas por la superintendente escolar Jenkins.

Subir la calificación del distrito escolar, que actualmente es “B”

Alinear las metas escolares con las metas del distrito.

Convertir la educación local en una orientada a carreras universitarias o técnicas con la ayuda de programas como: AP y IB (International Bacalaureate).