Aniversario 11S marcado por cuestiones de salud

Aniversario  11S  marcado  por cuestiones de salud
Esta semana se conmemoró el undécimo aniversario del 11 de septiembre de 2001, en Nueva York y otras ciudades del país.
Foto: AP

El país vivió un nuevo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, que en esta ocasión fue marcado por la espinosa cuestión de la asistencia sanitaria a los trabajadores que realizaron la limpieza y desescombro de las Torres Gemelas.

Las autoridades federales anunciaron que el cáncer será considerado oficialmente una de las enfermedades relacionadas con el 11S, por lo que las personas que trabajaron en la Zona Cero y contrajeron o desarrollen hasta unas 50 variedades de la enfermedad recibirán fondos oficiales para la cobertura médica.

La decisión del doctor John Howard, director del Instituto Nacional para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, supone un viejo reconocimiento para muchos enfermos -miembros de servicios de emergencia, trabajadores de la construcción y habitantes de la zona más próxima-, convencidos de que contrajeron cáncer respirando polvo impregnado de toxinas tras el derrumbamiento de las torres.

“Añadir estos tipos de cáncer respaldará algo que ya sabemos que es cierto -que nuestros héroes están enfermos, y algunos mueren de cáncer contraído al respirar las toxinas de la Zona Cero”, dijo la senadora federal por Nueva York, Kirsten Gillibrand.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, consideró por su parte que la decisión “asegurará que quienes enfermaron debido a los atroces atentados del 11S reciben el cuidado médico que necesitan y merecen”, según dijo en un comunicado.

Sin embargo, añadir más enfermos (muchos de ellos graves) a la lista de beneficiarios de la llamada “Ley Zadroga” para compensar a quienes sufren problemas de salud relacionadas con las partículas respiradas tras la caída de las Torres Gemelas quizás reducirá las compensaciones, ya que habrá más personas para beneficiarse de una cantidad ya fijada ($4.3 mil millones).

De cara a la ceremonia del martes, se notaba ya un incremento del despliegue de cuerpos de seguridad en algunas zonas claves de lNueva York, como edificios oficiales importantes o estaciones de transporte público.

La ceremonia fue protagonizada, un año más, por la lectura de los nombres de las 2,983 víctimas de los ataques contra el World Trade Center en Nueva York, la sede del Pentágono junto a Washington y el avión secuestrado por terroristas que se estrelló en Pennsylvania cuando se dirigía hacia la capital, así como de los seis muertos del atentado de 1993 contra las Torres Gemelas.

Después de que la conmemoración del año pasado, por el décimo aniversario, contó con la presencia del presidente, Barack Obama; su antecesor en el cargo, George W. Bush, y sus respectivas esposas, e incluyó la música en directo de intérpretes como Yo Yo Ma, James Taylor y Paul Simon, esta vez todo fue más discreto y sólo el Coro Joven de Nueva York y una banda de gaitas y tambores fueron previstos.