Grupos externos aumentan influencia

WASHINGTON, D.C.

A un poco menos de dos meses de las elecciones, el dinero fluye y en abundancia. La maquinaria de recolección de fondos e inversión de los conocidos “super PACs” y grupos externos, ha dejado sorprendidos a los más escépticos. ¿Un cambio que recién está comenzando?

Según el organismo de investigación no partidista, MapLight, en julio los super PACs gastaron $29.6 millones a lo largo del país. Desde enero de 2011 al 31 de julio de 2012, los gastos registrados alcanzaron los $167 millones.

La cifra no parece exorbitante, si se recuerda que entre los candidatos Barack Obama y John McCain, en 2008, se calcularon gastos de campaña por $1 mil millones. Sin embargo, en esa época los super PACs estaban lejos de existir.

Estos grupos emergieron luego del fallo de la Corte Suprema Citizens United vs. Federal Election Comission de 2010. Ahí se permitió la creación de entidades que pueden aceptar contribuciones y realizar gastos ilimitados a favor y en contra de candidatos, aunque no pueden contribuir directamente a las campañas.

A diferencia de los comité de acción política regulares, no están restringidos en los montos de dinero, pero deben revelar la fuente de sus recursos. De acuerdo con un reporte del Servicio de Investigación del Congreso, en 2011 la Comisión Federal de Elecciones ya tenía registrados más de 250 Super PACS.

Otra fuente importante de dinero que está teniendo sus mayores efectos este año, aunque se impulsó con fuerza en las elecciones legislativas de 2010, es el uso de organizaciones 501(c)(4) para respaldar o aniquilar a los candidatos.

Bajo la ley federal de impuestos, estas organizaciones se definen como entidades sin fines de lucro orientadas al bienestar social, lo cual es una definición amplia que ampara la compra de publicidad política y que tanto demócratas como republicanos, han explotado.

En general, en un lenguaje cotidiano estas organizaciones también han recibido el apodo común de super PACs por su capacidad de recolectar dinero e inversión en avisaje, pero una diferencia importante es que no están obligados a difundir a sus donantes. Ejemplos de estas organizaciones son Crossroads GPS, fundado por Karl Rove, el ex asesor del presidente George W. Bush.

“Los grupos fuera de las campañas definitivamente están teniendo un impacto en las elecciones 2012, pero todavía no existe un consenso claro, respecto a los efectos de los super PACs y otras organizaciones en las elecciones generales. Ciertamente estos grupos nacionales tienen el mayor potencial de impactar las carreras por el Congreso y Senado, que de manera regular, no atraen tantos fondos para publicidad”, explicó Amy Rosembaum, analista del Centro para el Progreso Americano.

“Es difícil predecir los niveles de gasto que alcanzarán en futuras elecciones. Un punto sí es claro, sin una reforma sustancial, no habrá nada que pare el flujo de millones de dólares en donaciones para publicidad”, agregó.