Blanco de críticas el ORMC

Blanco de críticas el ORMC
Una decena de personas se manifiestan a diario frente a ORMC, desde el 29 de junio, a favor de la diversidad cultural.
Foto: Iza Montalvo. La Prensa

Por los últimos dos meses y medio, el sexagenario César Paredes ha pasado las horas de su retiro sosteniendo una pancarta en la que pide apoyo a la diversidad cultural frente al hospital Orlando Regional Medical Center (ORMC) en Orlando bajo temperaturas de hasta 90 grados.

“Queremos una junta que tenga representación nuestra, más igualdad, más trabajo y mejores sueldos para los afromericanos y latinos”, dijo Paredes, oriundo de Ecuador y radicado en Orlando.

Paredes es uno de una decena de personas que se manifiestan a diario frente al hospital en señal de protesta desde el 29 de junio, por entender que el centro médico no representa dignamente en sus puestos de liderazgo a personas que no sean blancos no hispanos.

Directivos del hospital niegan los reclamos y acusan a Simply Healthcare Plans, una compañía hispana con base en Coral Gables, de tomar represalias en su contra por no establecer con ellos un contrato de Medicaid HMO y que, por ende, han comenzado una guerra de publicidad en su contra.

Además, ORMC ha indicado públicamente el haber tenido problemas con obtener pagos a tiempo por servicios prestados a pacientes de Simply Healthcare Plans y que están utilizando prácticas empresariales injustas para forzarlos a ceder.

Directivos de Simply Healthcare Plans alegan que el hospital les rechazó diferentes ofertas contractuales y los discriminó por tratarse de una compañía dirigida por hispanos y afroamericanos.

“No queremos contratos, queremos cambios en la junta, queremos respeto hacia los hispanos y minorías. El que haya habido una disputa contractual no cambia el hecho que sus prácticas son racistas”, dijo a La Prensa Marcio Cabrera, oficial en jefe ejecutivo de Simply Healthcare Plans, quien viajó desde Miami a Orlando recientemente. “De 16 directores en la junta, solo dos de ellos pertenecen a la minorías”.

Además, según Cabrera, de 32 supervisores sénior, solo hay un afroamericano y ningún hispano.

“Estuvimos dos años tratando de negociar y la respuesta fue que no necesitaban más gente dependiente de Medicaid, “agregó Cabrera. “Lo que ahora queremos es que tengan un política de contratación de grupos minoritarios en pie”.

La consultora Mayra Uribe, una de las estrategas encargadas de difundir el mensaje de diversidad cultural en Orlando, dijo “estamos hablando con muchos líderes de la comunidad. Vamos a empezar una campaña en español. Nos estamos reuniendo con abogados… Si la comunidad no sabe lo que está pasando, no vamos a lograr cambios”.

El pastor Roberto Morales comentó que ya activó a miembros de su congregación episcopal, en Kissimmee, para que creen consciencia.

“No somos indiferentes a lo que está sucediendo, como no somos indiferentes a ninguna causa que sea por una lucha justa”, expresó Morales. “Entendemos que los directivos del hospital tienen que abrir los ojos y darse cuenta que la comunidad que sirven no está bien representada”.