Buscan aumentar impuestos para escuelas de Seminole

Buscan aumentar impuestos  para  escuelas de Seminole
Kosmac habla ante el Hispanic Task Force del distrito escolar Seminole en una reciente reuníon en Sanford.
Foto: Migdalia Fernández. La Prensa

Sanford

Los recortes presupuestarios estatales a las escuelas han afectado a toda la Florida y el impacto en el condado Seminole ha sido uno de los peores.

Para intentar sobrepasar la escasez de fondos, el distrito escolar Seminole ha propuesto aumentar el impuesto sobre la propiedad para beneficiar las escuelas, medida que está en la boleta para las elecciones de noviembre.

Sería la segunda vez en dos años que Seminole busca una nueva fuente de ingreso. En el 2010, los electores de Seminole rechazaron una propuesta similar.

“La situación es difícil”, comentó George Kosmac, superintendente auxiliar de Seminole. “Cada año enfrentamos más recortes y por eso necesitamos el impuesto sobre las viviendas”.

No está nada de seguro que este año los votantes de Seminole aceptan esta nueva propuesta, que recaudaría unos $25 millones adicionales por año. Es más, podría ser otro revés para un distrito escolar que se concoce a través de la Florida como uno de los mejores, en térmnos de las calificaciones de sus estudiantes en las pruebas estándares.

Según un análisis de Kosmac, muchos de los dueños de hogar tienen miedo a votar por un alza en su impuesto a la propiedad, ya que algunos viven presos a la economía en declive, otros viven cheque a cheque y otros ya no tienen hijos en edad escolar.

Un alza en impuestos casi siempre resulta un poco alarmante para los electores, ya que tienen miedo a que se salga de proporción y tengan que pagar mucho más.

“Lo que la gente no sabe es que solo se subirán un pequeño porcentaje. En la mayoría de las casas será un estimado de unos $9 a $10 por mes”, explicó Kosmac.

El distrito escolar Seminole asegura que este dinero sería muy bien utilizado y que ayudaría a mantener el valor de las propiedades de los dueños de hogar en el área, ya que la calidad de las escuelas ayuda a una mayor calidad de vida.

De pasar esta ley, una gran cantidad de estudiantes hispanos se verán afectados por estos cambios, puesto que la proporcion de población estudiantil de origen hispana en este condado es de un 22%, en comparación con un 17% de población hispana en general en el condado Seminole.

El impacto económico de este impuesto logrará alcanzar unos $25 millones de ingresos adicionales por año, para un total de $100 millones en un período de cuatro años.

A final de los cuatro años, se culminaría el permiso para este impuesto —a menos que se lleve a votación de nuevo.

Cabe señalar que las escuelas de Seminole se caracterizan por ser muy buenas y por la calidad de la excelencia académica, a pesar de que en el año pasado se le recortaron unos $74 millones a su presupuesto.

Esto resultó en recortes de personal administrativo y de soporte, además de algunos programas académicos.

Una de las ironías más grandes es que el presupuesto y la calidad académica parecen no estar de la mano en este condado.

Actualmente el distrito Seminole tiene calificación alta y ocupa el rango número 11 de los 67 distritos escolares de la Florida, en excelencia académica.

Sin embargo su presupuesto es uno de los más bajos : el número 62 entre los 67 distritos escolares.

El Departamento de Educación estatal anunció recientemente que 58 de las escuelas del conado Seminole clasifican como escuelas 5 estrellas (Five Star School), según los datos del año escolar 2011-2012.

Kosmac asegura que cada año sufren más y más los estudiantes y que están perdiendo maestros de calidad a otros distritos por no poder ofrecerles un salario competitivo.

“Muchos maestros se han ido al condado Orange ya que allá pueden obtener aumento en el salario”, dijo.

Los recortes han sido tantos que podrían incluso hasta considerar el cierre de algunas escuelas, ya que algunas primarias están por debajo de matrículas. El año pasado Seminole amenazó con cerrar cuatro o cinco escuelas, pero al final de cuenta el distrito un revés.

“No queremos recortar en atletismo, en artes pero, si las cosas continúan así, veremos hasta posibles cierres de escuelas. Estamos explorando todas las alternativas para hacer lo mejor que se pueda con lo poco que nos dan”, aseguró Kosmac.

La Junta Escolar de Seminole y activistas latinos del Hispanic Task Force están haciendo su trabajo para reunirse y crear propuestas que podrían ayudar a sobrevivir los cambios en presupuesto.

Algunas de estas propuestas incluyen sacarle mejor provecho a los edificios escolares como propiedad de bienes raíces, implementar programas pagos a bajo costo para los padres, hacer actividades de recaudación de fondos y alquilar espacio a organizaciones comunitarias e inclusive programas para el cuido de estudiantes luego de horarios escolares.