Chef invita a probar auténtica comida mexicana en Epcot

Como parte del Festival Internacional de Vinos y Alimentos se le promete al visitante una explosión de sabores en el paladar
Chef invita a probar auténtica comida mexicana en Epcot
Los visitantes pueden degustar los diversos manjares en un ambiente que les transporta a otro lugar.
Foto: Flickr / Devilelephant

Orlando (Florida), 23 de octubre – El chef mexicano Ernesto Zendejas invita a conocer la auténtica gastronomía de su país a través de los platillos que prepara para el Festival Internacional de Vinos y Alimentos del parque temático de Disney Epcot, en Orlando.

“Fuera de México confunden la comida mexicana con lo que es el Tex-Mex (compuesto mayormente por quesadillas, burritos y fajitas) y qué mejor que aquí, en Disney, donde nos visita gente de todas partes, para enseñar al mundo la auténtica comida mexicana”, dijo a Efe el chef ejecutivo de los restaurantes La Hacienda de San Ángel y La Cantina de San Ángel, en Epcot.

En estos dos locales del parque temático de Disney, Zendejas quiere llevar a los visitantes que cada año se acercan al Festival Internacional de Vinos y Alimentos a redescubrir lo mejor de la cocina de su país.

“Queremos enseñarle lo más posible qué es un mole, un adobo, una salsa fresca, una cruda, lo que es un pipián, un guarache, y que la gente conozca lo que es la auténtica comida mexicana”, explicó Zendejas, quien lleva cinco años como chef ejecutivo de estos dos restaurantes.

Especializado no sólo en la comida de su país, sino también en la cocina de Francia, país donde estudió gastronomía, este chef optó para esta ocasión por platillos regionales mexicanos, incluyendo los del Distrito Federal, que también tienen lo que él describe como “una chispa europea”.

Esta especial característica se distingue fácilmente, explicó, en el pescado empanizado al ajonjolí acompañado por un puré de plátanos cocido en leche y mantequilla, “como el puré de papas europeo”.

Zendejas resaltó que esta combinación crea una explosión de sabores en la boca, sobre todo, si el manjar es acompañado por tres salsas de chile de árbol y, por supuesto, un golpe de tequila.

Es que sin un buen tequila, la exploración de esta pirámide azteca de sazones, adobos, carnitas, cilantros y chiles no es igual, señaló Zendejas.

“Muy importante para la gastronomía mexicana es la tequila, muy rica, muy fuerte y tan importante para los mexicanos como el vino para los franceses y los californianos, y que, además, es muy, muy rica para usar en marinajes”, reveló el chef.

“Tenemos costillas de cordero en adobo, que son muy auténticas del centro del país, también los pescados a la talla, que son pescados asados a la brasa muy típicos de la costa”, explicó Zendejas, que apostó además por tacos de camarón, “típicos de Baja California”.

Criado alrededor de los fogones, Zendejas aseguró que su pasión por la cocina la encontró siendo muy pequeño en su natal México.

“La gastronomía siempre ha sido parte de mi familia. Crecí viendo a mi tía, que es una chef muy famosa en México, creando sabores, inventando recetas y eso me atrajo mucho, así que básicamente seguí su patrón”, dijo.

Es así que Zendejas, de 35 años y casado con una chef mexicana, logró pasar de lavaplatos a mesero, para posteriormente ser un chef reconocido en Estados Unidos y embajador de la culinaria mexicana.

“Creo que la cocina mexicana es muy rica y variada y el festival le da a la gente la oportunidad de saborear esos auténticos platillos de mi país”, dijo Zendejas.

Su treintena de salsas seducen a los comensales que disfrutan de la gastronomía que se ofrece en el pabellón mexicano, decorado con réplicas de las famosas pirámides aztecas y artesanías, lo que permite a los visitantes una oportunidad única de saborear esta comida dentro de un ambiente casi auténtico.

El pabellón mexicano es una de las propuestas que los comensales pueden disfrutar este año en el Festival Internacional de Vinos y Alimentos, que cuenta con más de 75 quioscos de comidas internacionales.

La presente edición del festival cuenta con cerca de 160 prestigiosos chefs, así como un espacio cultural donde los visitantes pueden disfrutar de 46 días de sibaritismo, con música, gastronomía variada y una cuidada selección de vinos.