Reñida recta final desde la Florida

Reñida recta final  desde la Florida
Tras el último debate en Boca Ratón,
Foto: AP

Boca Ratón

La recta final de la campaña presidencial comenzó un día después del tercer y último debate en esta ciudad, en el sur de la Florida, con demócratas y republicanos gastando sus últimos cartuchos electorales.

El presidente y candidato demócrata a la reelección, Barack Obama, emprendió esta semana Delray Beach, a escasos minutos de donde se celebró el último debate, una gira por seis estados —Florida, Ohio, Iowa, Colorado, Nevada y Virginia—, que recorrerá en estos días y que incluye una parada en Chicago hoy jueves para votar temprano.

Su rival republicano, Mitt Romney, visitará Nevada, tras perder , según analistas y encuestas, el debate sobre política exterior frente a Obama, en la Universidad Lynn de Boca Ratón.

Romney, que encajó impasible los golpes más mordaces de Obama, y prometió una política exterior más dura de llegar a la Casa Blanca, no pudo tirar por tierra la imagen de líder firme y reflexivo con logros en su haber que edificó el mandatario durante el debate.

Aun así, la realidad días después del cara a cara televisado es que Romney sigue pisando los talones a Obama, con un respaldo popular del 47% en las últimas encuestas idéntico al del presidente.

De ahí que ambas campañas enfrenten dos semanas de vértigo, en las que no escatimarán esfuerzos para asegurar la victoria en las elecciones presidenciales.

Jim Messina, jefe de la campaña de Obama, adelantó que movilizarán a decenas de miles de voluntarios en todo el país para entablar un diálogo con los votantes y que implicará tocar a muchas puertas e infinidad de llamadas telefónicas.

“Creemos que en las últimas dos semanas importan menos los anuncios de televisión, aunque los nuestros son muy buenos, y más las conversaciones tú a tú en los estados bisagra sobre por quién debería votar la gente y por qué”, señaló.

Para ello, explicó, cuentan con un regimiento sobre el terreno, “mucho mayor” que el de los republicanos, sobre todo en estados clave del país, como Ohio, Florida, Colorado y Iowa.

En una muestra de lo mucho que está en juego, la campaña demócrata anunció que en su gira de tres días Obama no perderá el tiempo ni a bordo del avión oficial Air Force One, desde donde llamará a votantes indecisos y a voluntarios demócratas en todo el país.

Su discurso en Delray Beach demostró también que seguirá tratando de minar la imagen de su rival, a quien presenta como un político de ideas cambiantes que no inspira confianza.

“La pasada noche dijo que respaldaba el capturar a Osama bin Laden, pero en el 2007 dijo que no removería Roma con Santiago para capturarlo”, afirmó Obama.

“Yo le llamo a eso Romnesia”, añadió, a lo que la audiencia respondió con un efusivo “Romnesia, Romnesia, Romnesia”, una combinación de Romney y amnesia.

En tanto, los republicanos han dejado claro también que “entregarán todo” en estas dos semanas.

“Continuamos trabajando como si fuera el primer día y lo entregaremos todo para ganar el 6 de noviembre”, dijo Sharon Castillo, portavoz de la campaña de Romney.

Castillo indicó, que al igual que los demócratas, Romney y sus correligionarios concentrarán esfuerzos en los estados más reñidos como Florida, Virginia, Carolina del Norte y Ohio.

Los republicanos prevén atacar en mítines y anuncios electorales a los demócratas donde más les duele: la economía.

“Cuando se trata de la economía, sé lo que se necesita para crear 12 millones de nuevos puestos de trabajo”, dijo durante el debate de ayer el exgobernador de Massachusetts, quien criticó también duramente el desorbitado déficit del país.”Fui un empresario durante 25 años y si no tenías un presupuesto equilibrado te quedabas sin negocio (…) El presidente no ha equilibrado el presupuesto. Espero tener la oportunidad de hacerlo yo mismo”, añadió.La campaña republicana continuó hoy esa línea de ataque, al señalar que Obama no tiene una verdadera agenda para un segundo mandato y advertir que lo que ofrece es “más de lo mismo.”