A 5 días de las elecciones

A 5 días  de las elecciones
Clinton dijo a los estudiantes de la UCF
Foto: Inocencio Correa. La Prensa

A menos de una semana de las elecciones generales, el centro de la Florida recibió la visita de los dos candidatos a la presidencia: el presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney, aunque el superciclón Sandy le aguó la agenda a los demócratas.

El presidente Obama se encontraba en Orlando la mañana del lunes para presentarse en varios eventos de campaña junto al ex presidente Bill Clinton, pero debido a la emergencia ciclónica tuvo que regresar a la Casa Blanca para tomar liderazgo ante la catástrofe nacional.

Clinton, sin embargo, se presentó en la Universidad de la Florida Central (UCF) ante una audiencia de unos 7,600 simpatizantes, en su mayoría estudiantes, a los que les habló de asuntos que los afectan, como los préstamos estudiantiles y la empleomanía.

La campaña de Romney, por otro lado, confirmó que el gobernador tenía en agenda visitar Tampa, Coral Gables y Jacksonville junto a Jeb Bush, el congresista Connie Mack y el senador de la Florida, Marco Rubio el miércoles.

Florida —y sus 29 votos en el Colegio Electoral—, es el premio mayor de unos nueve estados claves que decidirán la presidencia, por lo que es de esperarse que la campaña de Romney esté aprovechando el moméntum para lanzar sus últimos cartuchos, ya que las encuestas le dan una ventaja estrecha sobre Obama en el Estado del Sol.

El pasado sábado, Romney llegó hasta el Kissimmee Gateway Airport de la mano de Rubio y Mack.

Durante el evento, el ex gobernador de Massachussetts anunció su cambio de planes por la tormenta y dijo que se dirigiría a Ohio.

Su compañero de papeleta, el congresista Paul Ryan, también canceló un mítin pautado en Melbourne, en el condado Brevard.

La campaña de Romney aprovechó para llevar un mensaje inclusivo hacia los latinos con carteles escritos en español y una agrupación de salsa que tocó temas clásicos puertorriqueños como “Que bonita bandera” y “Temporal”.

“Me siento muy feliz y muy contenta porque la gente cree que Romney no está con los hispanos y no es verdad”, dijo Norma Hernández de 73 años, residente de Solivita, en el condado Osceola. “Los que están al lado mío están disfrutando la música. Como no entienden español, me preguntan”.

La cubana Mary Curbelo quería escuchar música patriótica. “Sí, porque no estamos ni en Puerto Rico ni en Cuba. Estamos en América”.

En la audiencia se destacaron veteranos de guerra, personas de la tercera edad y algunos políticos locales como la comisionada de Kissimmee, Wanda Rentas.

Rentas se dirigió a la audiencia de unas 4,000 personas antes de que el trío de políticos llegara en autobús.

Durante su breve intervención, la comisionada dijo que era el momento de elegir a un presidente que creyera en los valores tradicionales de las familias, creara trabajos, redujera los impuestos y que trabajara para fortalecer la seguridad nacional.

“Es momento de despedir a Barack Obama”, dijo Rentas en medio de aplausos.

Por otro lado, la tormenta Sandy ha convertido al expresidente Clinton en suplente de Obama en la campaña electoral, con un inesperado protagonismo que puede impulsar las opciones del mandatario, pero según expertos, también tiene sus riesgos.

Mientras Obama permanece en la Casa Blanca, inmerso en la coordinación de los recursos para los 13 estados afectados por el paso del ciclón tropical, Clinton ha mantenido sin cambios una agitada agenda que le lleva esta semana a ocho territorios.

Esta semana Clinton hizo campaña en la UCF, urgiendo a los votantes que re-eligieran a Obama basado en su récord en las áreas de energía, educación, salud y la economía.

En una audiencia compuesta mayormente de estudiantes, Clinton hizo hincapié en la reforma de los préstamos estudiantiles de Obama. Estos préstamos ahora son otorgados por el Gobierno federal en vez de la banca privada.

Dijo además que una administración de Romney desmantelaría la reforma de salud y reduciría fondos destinados a investigaciones científicias y de tecnología.

“No tengo coraje con nadie. Es más, no culpo a Romney por querer ser presidente”, dijo Clinton. “Yo también quería serlo. Pero (esta campaña) no tiene nada que ver con los candidatos.

“Tiene que ver contigo y tu futuro”.

Este artículo incluye información de EFE.