Hispanos con Romney esperan volver a Washington

Hispanos con Romney  esperan volver a Washington
La embajadora a El Salvador, Mari Carmen Aponte, y la jueza del Tribunal Supremo, Sonia Sotomayor,
Foto: La Prensa

Washington, D.C.

Un cambio completo en los rostros hispanos del Gobierno. Eso le espera a Washington, si el candidato republicano, Mitt Romney, ganara las elecciones.

¿Quiénes serían los que entran y salen en esta supuesta ecuación?

Durante estos últimos cuatro años, el presidente Barack Obama ha colocado rostros hispanos en posiciones visibles de su Administración, además de su engranaje técnico y político.

De hecho, este Gobierno ha hecho un récord de nombramientos hispanos, con al menos 30 personas en posiciones de mucha influencia en Washington, excluyendo a quienes han sido designados para embajadas, como por ejemplo, la puertorriqueña Mari Carmen Aponte. Y la jueza de la Corte Suprema, Sonia Sotomayor, quien también es puertorriqueña.

Entre los nombres más destacados de la actual Administración están la secretaria del Trabajo, Hilda Solis; el secretario del Interior, Ken Salazar; y la directora del Consejo de Política Doméstica, Cecilia Muñoz.

Asimismo, en puestos relevantes figuran Maria Otera subsecretaria para Asuntos Globales, Lou De Baca, director de la Oficina de Monitoreo para el Tráfico de Personas y Thomas Pérez, Procurador General Adjunto, de la División de los Derechos Civiles, en el Departamento de Justicia, sólo por nombrar algunos.

“El presidente ha nombrado a más hispanos en altos cargos que cualquier otro de sus predecesores. Ellos representan a una gran cantidad de comunidades latinas en el país, puertorriqueños y estadounidenses de origen mexicano, cubano, dominicano y colombiano”, detalló el documento “Ganando el futuro: la agenda del presidente Obama y la comunidad latina”.

A pesar de esto, organizaciones como LCLAA e Hispanic Federation han destacado que se requiere avanzar mucho más en la contratación de latinos en el Gobierno, para llegar a una situación igualitaria, con el número de afroamericanos y blancos no hispanos en la Administración.

En el caso de una futura administración Romney, Washington experimentaría un cambio considerable en los rostros hispanos. Actualmente la campaña del candidato republicano cuenta con figuras clave de la Administración George W. Bush y del sector empresarial y social.

Personalidades como el ex secretario de comercio Carlos Gutiérrez y el subsecretario para América Latina Otto Reich han participado activamente en la campaña, defendiendo las posturas de Romney.

Asimismo, la subdirectora de la Administración de Pequeños Negocios, Jovita Carranza; la ex Tesorera de Estados Unidos, Rosario Marin; el ex director de la Administración de Pequeños Negocios, Héctor Barreto, también están en las filas de la campaña. Todos participaron activamente en representación de Romney durante la convención republicana en Tampa, Florida.

“Le corresponderá al futuro presidente republicano decidir a quienes designar, pero estoy seguro que varios latinos tendrán posiciones importantes en su gabinete. Las personas capacitadas existen”, aseguró Adolfo Franco, portavoz hispano de la campaña de Romney.

“Romney se ha comprometido con incluir un gabinete diverso, tanto a nivel de posiciones primarias y secundarias, probablemente veremos nombramientos muy alentadores”, agregó.

Curiosamente, su relación con el público hispano y el voto latino parece uno de los puntos más débiles del candidato republicano. Sobre todo, por sus declaraciones en temas como inmigración. Un área en que sus asesores reconocen que se debe avanzar y cambiar la retórica.

“Muchos esperan hacer este cambio desde dentro”, dice una fuente vinculada a la campaña. “Si los republicanos no nos acercamos a los latinos, dejaremos de estar vigentes en la política nacional”, reconoció.

Figuras claves como el ex gobernador de la Florida, Jeb Bush, han reconocido este hecho públicamente, pero aún falta concretar en cambios políticos y legislativos.