Un testamento es una necesidad

Un testamento es una necesidad
No es complicado pero sí muy importante
Foto: Archivo

Redactar un testamento no es una de las tareas más placentera, ya que a nadie le agrada pensar en la muerte. Eso podría explicar por qué tantos adultos evitan dar este importante paso.

Según una encuesta de la AARP, dos de cada cinco estadounidenses mayores de 45 años no tienen un testamento.

Sin embargo, hacer un testamento es una de las cosas más importantes que puede hacer por sus seres queridos. La existencia de un testamento válido ayudará a sus parientes a evitar discusiones innecesarias, y usted tendrá la tranquilidad de saber que sus posesiones terminarán en las manos correctas, sin mayores controversias.

Un testamento es un documento que establece la disposición de los bienes que poseemos, después de nuestra muerte. Además, para aquellos que tienen niños menores, el testamento es el vehículo para designar a la persona que se encargará de dichos menores en caso de nuestra muerte.

Las leyes en cada estado son diferentes.

En la Florida:

La persona que redacta el testamento (llamado testador), debe tener por lo menos 18 años de edad.

Debe tener pleno uso de sus facultades mentales al momento de firmar su testamento.

Su testamento debe ser redactado por escrito.

El testamento deberá incluir los testigos, ser firmado ante notario, y estar de acuerdo con la ley testamentaria.

Es necesario cumplir exactamente con las formalidades requeridas para el otorgamiento de un testamento.

Para que tenga efecto, el tribunal competente en sucesiones debe recibir pruebas y homologar el testamento.

El testador puede modificar en cualquier momento su testamento redactando un testamento nuevo que cumpla con los requisitos de ley. El último testamento debidamente otorgado será el que tenga validez legal.

El testamento no puede ser modificado escribiendo algo o tachando algo después de su otorgamiento. De hecho, si se escribe algo en el testamento después de su otorgamiento, esto podría invalidar el testamento en forma total o parcial.

Por lo general, algunas clases de bienes, tales como ciertas pólizas de seguros y cuentas de jubilación, no están cubiertas por los testamentos. Con toda probabilidad, al momento de comprar los seguros o al abrir las cuentas usted tuvo que designar beneficiarios.

Si no puede recordarlos, verifique quiénes son y asegúrese de mantener esa información actualizada, ya que es la que dictará cómo se repartirán esos bienes cuando usted muera.

Cualquier persona puede actuar como testigo para su testamento, pero debería elegir a alguien que no sea un beneficiario. De otro modo, habría un potencial conflicto de intereses.

El término técnico es “testigo desinteresado”. Algunos estados piden dos o más testigos. Si un abogado redacta y además es el notario de su testamento, ese profesional no podrá ser su testigo.

El testamento puede incluir una declaración jurada de autenticidad prestada al momento de su otorgamiento o posteriormente y esto ahorra el tiempo y el gasto de ubicar a un testigo y de obtener su juramento después de su muerte.

Para que su testamento incluya la declaración jurada de autenticidad, usted debe reconocer el testamento ante un funcionario autorizado para tomar juramentos; los testigos deben hacer declaraciones juradas ante el funcionario y este debe probar el reconocimiento y las declaraciones juradas mediante un certificado adjunto al testamento o incluido a continuación del mismo.

La ley de Florida establece un formulario apropiado para redactar el certificado. El procedimiento de declaración de autenticidad es adicional al otorgamiento normal del testamento y al juramento normal de los testigos, por lo que no los reemplaza.

En fin, no es complicado pero sí muy importante el que todos otorguemos un testamento y así evitemos dolores de cabeza innecesarios a nuestros seres queridos.

Se puede comunicar con la licenciada Myrna Passalacqua en el 321-710-2299.