Hijo de Martin Luther King inspira a estudiantes

Hijo de Martin Luther King    inspira a estudiantes
King dijo que es lindo ver cómo los hispanos
Foto: Inocencio Correa. La Prensa

Winter park

Mi padre dijo, “yo tengo un sueño”. Yo digo, “yo quiero acción”. Así comenzó una conversación en exclusiva con La Prensa Martin Luther King III, hijo del fenecido líder de derechos civiles del mismo nombre.

Si bien su padre es una figura que representa cambio y lucha, su legado es un arma de doble filo para su primogénito.

“Nunca sentí que fuera una carga, más bien llenar los zapatos de mi padre y continuar su labor es una responsabilidad”, comentó King.

De pequeño recuerda caminar junto a su padre a las marchas, en especial en San Agustín, uno de los lugares más controvertidos en la lucha por los derechos civiles y donde su padre fue arrestado por intentar integrar racialmente una playa.

“Era como 1964 o 65 cuando fuimos y recuerdo a la policía con sus bastones olfateándonos. Tenía miedo y no sabía cuán en riesgo estaba, pero encontré seguridad agarrándome de los pantalones de mi padre”, dijo King, reviviendo esas memorias de momentos históricos que cambiaron el curso de la humanidad en los Estados Unidos para siempre.

Comenta que fueron una familia normal, que estuvieron como niños protegidos hasta cierto punto del mundo exterior aunque en su casa durante la cena siempre se hablaba de temas sociales.

“Fuimos los únicos y los primeros niños negros en la escuela que asistíamos. Fue duro al principio, me juzgaban por mi padre ser negro y luego por estar preso, pero luego hicimos grandes amigos”, explicó.

y añade la anécdota de infancia que recuerda en ese momento cuando lo mofaban en la escuela por su padre estar encarcelado. Cuenta que fue corriendo a su madre a preguntarle por qué su padre estaba preso y si esto era malo, y su madre respondió: “no es una deshonra, debes estar orgulloso. Tu padre está preso para hacer de este mundo uno mejor para todos, incluyendo a tus compañeros”.

En ese momento King dice que abrió sus ojos a una nueva realidad donde se sentía orgulloso y comprendía el sacrificio que conllevaba el cambio para el bien.

Según su discurso ante una audiencia en Rollins College, hay seis pasos para hacer un cambio:

1. Buscar toda la información y saber todos los detalles.

2. Educar a la comunidad sobre el tema.

3. Buscar un compromiso de la gente para una posible resolución

4. Negociar.

5. Tomar acción directa ( “en la era de mi padre era boicot y huelgas; en esta era son los medios sociales, como sucedió en el caso de Trayvon Martin”, dijo).

6. Reconciliación con la comunidad para continuar la paz.

Estos pasos son los necesarios para continuar ejerciendo la labor de activistas sociales. King asegura que aunque se han hecho pasos gigantes desde la década de los años ’60 y ’70 hasta ahora, los pasos de nuestra era actual han sido pequeños y que aún “no estamos como sociedad o personas de color, donde deberíamos estar. Aún hay mucho por hacer y mucho por cambiar para movernos hacia adelante”, comentó. , haciendo hincapié en su endoso a la reciente elección del presidente Barack Obama.

Aseguró que la palabra “minoría” no debe ser usada, porque para él esta palabra pretende algo menor que otro y “ningún ser humano es menor que otro”. no importa a cual grupo pertenezca. Con respecto a los hispanos, King asegura que que la lucha debe continuar para crear igualdad, hay desniveles en todos los grupos y deberíamos unificarnos como personas de color.

“Los hispanos tienen un trasfondo social y cultural que los afroamericanos no tenemos. No sabemos de dónde en África venimos, pero los hispanos es lindo verles cómo conservan sus raíces y su cultura aún asimilados a Estados Unidos. Así deberíamos ser todos: unidos para una sociedad mejor”, concluyó.