El sueño de la clase media

El sueño de   la clase media
Un Gobierno federal limitado puede fomentar la clase media, mediante la promoción de la reforma curricular y la formación docente, según Rubio. archivo

He pensado mucho acerca de los retos que enfrentamos en 2013 y las acciones que serán necesarias para asegurar que las esperanzas que muchos tenemos para el año nuevo se realicen.

Un tema que me interesa mucho es el futuro de la clase media en Estados Unidos. Pocos lugares han logrado tener una vibrante y estable clase media como , y ninguna ha sido más vibrante que la nuestra en Estados Unidos. Pero hoy nuestra economía no está creando suficientes trabajos para la clase media y demasiadas personas no tienen la educación o habilidades para mejores empleos.

El aumento de impuestos no va a resolver nuestra deuda de $16 billones (trillions, en inglés). Solo el crecimiento económico y la reforma de los programas de beneficios sociales ayudarán.

Debemos reformar nuestro complicado código tributario, para con el objetivo de generar nuevos ingresos mediante la creación de nuevos contribuyentes, no nuevos impuestos.

Debemos seguir un enfoque equitativo a las regulaciones porque, entre más cara sea una regulación, menos dinero de sobra tendrá un negocio para dar aumentos o contratar nuevos empleados.

Tenemos el potencial para nuevos puestos de trabajo de la clase media en nuestra industria de energía –desde los campos de agricultura y plataformas donde perforamos, hasta las plantas de fabricación. Pero necesitamos del Gobierno para fomentar estas oportunidadesde trabajo, no bloquearlas.

Y debemos tener el costo del seguro de salud bajo control. Alguien debe ser capaz de obtener un plan de salud que se ajuste a sus necesidades, de cualquier compañía en E.U. que esté dispuesta a vendérselo, y con el mismo beneficio fiscal si usted lo compra o su empleador.

Además, de estas ideas, tenemos que asegurarnos de que los trabajadores tenga las habilidades para desempeñar estos nuevos puestos de trabajo.

Un Gobierno federal limitado puede ayudar mediante la promoción de la reforma curricular, la formación docente y empoderar a los padres para que tengan la libertad de elegir la escuela de sus hijos. Alentemos el desarrollo de educación en carreras, educación técnica y vocacional, dejemos de discriminar a los cursos en línea fomentemos el desarrollo de habilidades que no requieran de la ruta tradicional de cuatro años de universidad, y reformemos nuestros programas de becas y préstamos federales.

Dejemos de preparar a los estudiantes del siglo XXI utilizando un modelo de educación del siglo XX. y, en lugar de eso, Seamos creativos y audaces en reformar la manera en que proporcionamos a nuestra gente las habilidades que necesitan.

Y, por último, la descomposición de la sociedad no puede ser resuelta por el Gobierno, pero tampoco puede ser ignorada por el Gobierno.

Ayudar a la población a formar parte de la clase media es un asunto personal para mí. Mis padres trabajaron en el sector de servicios, igual que muchos de los trabajadores en los hoteles del centro de la Florida. En casi cualquier otra nación de la tierra, sus trabajos apenas darían para el diario vivir. Pero Fue en E.U. que mis padres llegaron a ser parte de la clase media.

Hoy la trayectoria de mis padres —de pobres inmigrantes a la clase media—, es más difícil de lograr. de lo que fue en el tiempo de ellos. Pero el surgimiento de una fuerte clase media todavía comienza con nuestra gente –en las cocinas de los hoteles, por ejemplo. —, y en los jornaleros que limpian nuestras oficinas y habitaciones. Allí usted encontrará los sueños sobre los que E.U. fue construido, y allí encontrarán la promesa del mañana.

Y si pueden dar a sus hijos lo que nuestros padres nos dieron a nosotros, la vida en E.U. del siglo XXI puede ser mejor que nunca. En 2013, este será una de mis prioridades principales.

xxxxxxxxx En estos días en Washington, D.C., se ha debatido el tema del “abismo fiscal”, pero en realidad lo que no se ha explicado suficiente es lo que significa el abismo fiscal para aquellos que aspiramos a una vida mejor. He oído muchos argumentos sobre este tema y quiero continuar siendo su voz en el Senado de los Estados Unidos, pero aún más importante que eso, quisiera que ustedes sean parte de este proceso legislativo. Quiero estar seguro de que los estadounidenses se sientan que tienen la seguridad de mejorar sus futuros financieramente. El objetivo más importante para lograr una clase media vibrante en los Estados Unidos es que existan suficientes empleos que paguen lo adecuado para que los trabajadores puedan satisfacer las necesidades básicas de ellos y de sus familias, disfrutar del tiempo libre, ahorrar dinero para su jubilación y también para pagar la educación de sus hijos, porque de esa forma su futuro se convierte más prometedor que el de sus propios padres.Yo soy un producto de la clase media. Mis padres inmigraron a este país con pocas habilidades, una educación limitada y sin dinero. Trabajaron largas horas –mi padre como un mozo (barman) y mi madre como una criada en hoteles–, siempre con la esperanza de que mi hermano, mis hermanas, y yo pudiésemos tener un futuro mejor. Mis padres creían en el Sueño Americano, trabajaron muy duro para alcanzarlo y lograron cumplir con el deseo que tiene cada padre: dejar a sus hijos con una vida mejor que la propia. La historia de mi familia no es una excepción en los Estados Unidos.Hoy en día, la trayectoria de mis padres de inmigrantes a ser miembros de la clase media, es más difícil de lo que fue en su época. El mundo ha evolucionado, la economía ha cambiado y nuestra sociedad también se ha transformado. Pero no quisiera que nuestros niños crezcan con la idea de que porque su padre fue un barman y su madre una criada doméstica que ellos no pueden llegar a cumplir sus sueños de ser un abogado o un senador en el Senado de los Estados Unidos, si ellos se lo proponen. Fue posible para mí y estoy comprometido a trabajar fuerte como su senador para que continúe siendo posible para las generaciones nuevas.Por favor visite mi página de Internet en http://www.rubio.senate.gov y cuéntenme sobre su historia. Me gustaría escuchar de usted.