La pasión por el chocolate en Osceola

La pasión por el chocolate en Osceola
Schaked pertenece a la tercera generación de chocolateros en su familia. Cecilia Figueroa. Especial para La Prensa

Kissimmee

Los adictos al chocolate tendrán su propio reino en el condado Osceola. Se trata de Chocolate Kingdom Factory Adventure Tour, un museo interactivo, educativo y artesanal donde podrán disfrutar del rey chocolate en sus múltiples formas y sabores, que en estos días, abrirá sus puertas al público.

“Esta es el primer lugar en Estados Unidos en su clase. Aquí podrán ver desde las matas reales de cacao hasta el proceso de elaboración del chocolate en las diferentes variedades que será confeccionado aquí mismo”, destacó Edgar Schaked, propietario del lugar junto a su padre, Baruch Schaked, dueños de la franquicia Schakolad, con 22 negocios en Estados Unidos.

Este concepto promete ser un gran atractivo y será otra razón más que atraerá a turistas y residentes a esta zona, en su local ubicado a lado de la atracción Fun Sun Spot y Old Town, en la carretera 192, en Kissimmee.

“El chocolate, como negocio, lo que digo en las franquicias es como tener un bar sin alcohol. Aquí las personas vienen a hablar, es su terapia. El chocolate tiene ese poder; ¿quién no se siente bien luego de comer un chocolate?”, acotó Schaked.

Expresó su gran entusiasmo al ver convertir en realidad, un sueño desde hace 10 años, donde visitó museos del mundo y fue adquiriendo las maquinarias e ideas para la creación de este sitio.

Precisamente, a lo largo de este museo se puede apreciar estos detalles muy bien pensados: una escenografía de chocolate y decoraciones relacionadas al tema, desde su entrada con exhibiciones grandes de chocolates, cajas decorativas, libro de la historia del chocolate, donde muchos podrán disfrutar mientras saborean su chocolate favorito.

Otros, pueden disfrutar de una gira guiada, donde se les ofrecerá un recorrido sobre la historia del chocolate, además de una aventura interactiva sobre una historia de un príncipe que quiere conocer a la princesa —creada por la propia familia de Schaked—, donde hay un castillo de chocolate real.

Además, tendrá cuatro estaciones donde podrán degustar de: semilla de cacao, bebida, chocolate puro y el chocolate en sí sea negro, blanco y leche.

El secreto de su éxito, dijo, se basa en la mano artesanal, la pasión, el amor de todos los que se involucran en este dulce negocio.

“El chocolate es algo emocional, crea alegría, relaja. A todos los gusta, hombre, mujeres, niños. Todos recordamos un momento especial de nuestras vidas comiendo un chocolate”.

Schaked pertenece a la tercera generación de chocolateros en su familia. Su abuelo y padre, ambos exitosos con sus empresas. En 1995 fundó juntó a su padre, Baruch Schaked, su propia factoría de chocolates Schakolad, en Winter Park.

Incluso, su empresa ha realizado los chocolates para el programa televisivo Sábado Gigante, en específico los chocolates del 40 avo. aniversario del programa y, recientemente, elaboraron 600 chocolates para la fiesta de los 50 años de aniversario.

Para el tour, el precio varía entre $ 15- 20, y dura entre 45 minutos a una hora.