Violencia doméstica también afecta a mascotas

Violencia doméstica también  afecta a mascotas
Kennedy juega con mascotas en el nuevo edificio en una ciudad cercana a Orlando. EFE

Las víctimas de violencia doméstica en Orlando, que por temor a dejar a sus animales atrás prefieren continuar con el abuso en sus hogares, encuentran en un albergue un lugar donde pueden refugiarse con sus queridas mascotas.

Abierto desde hace poco más de un mes, el centro Paws for Peace Kennel está ubicado en uno de los refugios secretos para víctimas de violencia doméstica que opera Harbor House.

Con sus 1,500 pies cuadrados de espacio, el lugar ofrece comodidades para que las víctimas y sus mascotas se sientan seguras.

“Queremos que nuestros huéspedes se sientan seguros y tranquilos mientras viven en nuestro refugio”, dijo Kat Kennedy, portavoz del centro, que tiene capacidad para 10 perros, 10 gatos y otros animales domésticos, al tiempo que cuenta con camas para 110 personas.

Escapar del abuso es un desafío para muchas víctimas de este flagelo que solo durante el año pasado sufrieron en Florida 53,537 personas, según el Índice de Criminalidad que ofrece cada año el Departamento de Policía de este estado.

“Muchas veces las personas maltratadas aguantan porque no tienen un lugar donde irse y llevarse a sus mascotas con ellos”, aseguró Kennedy sobre el único centro de Florida para víctimas de violencia doméstica que ofrece esta posibilidad.

“Desde que abrimos nuestras puertas en diciembre pasado, hemos estado funcionado casi a plena capacidad, con un 73% de nuestras familias que han llegado con sus mascotas”, apuntó Kennedy, quien agregó que el 35% de las familias que ha acudido al centro desde su apertura son hispanas.

Las mascotas también cuentan con un área para baños, lavandería y reciben servicios veterinarios y vacunas aunque, según Kennedy, lo más importante que reciben estas “víctimas de cuatro patas” es el cariño, la cercanía y el cuidado constante de sus dueños.

Con más perros y gatos que niños en los hogares estadounidenses, según estadísticas de la Sociedad Humana de Animales de E. U., éstas pueden dar el primer indicio de que algo ocurre entre las paredes de una casa.

Según esta organización, un 71% de las mujeres que han buscado refugio de emergencia debido a la violencia doméstica en este país han reportado que sus mascotas han sido heridas y maltratadas e, incluso, asesinadas por su pareja.

“Cuando un animal es abusado o descuidado, es un alerta de que el hogar podría no ser seguro”, advierte este organismo de protección de animales. “Es muy probable, además que los niños que observan este abuso, también sufran”, explica.

Paws for Peace está abierto a cualquier víctima de violencia doméstica de Florida y a sus mascotas. “Aún recuerdo a una madre que llegó al centro de emergencias, corriendo, descalza, pero con sus hijos en una mano y su perro en la otra”, dijo Kennedy. “Creo que vino desde otro condado, al enterarse de la existencia del refugio”.

En el Paws for Peace, las mascotas y sus familias viven en áreas separadas, sin embargo, la interacción es constante. “Es un arreglo particularmente beneficioso para los menores, que saben que sus mascotas también están seguros”, dijo. , al tiempo que brinda a las víctimas un cierto sosiego mientras planean su próximo paso con la ayuda de Harbor House”.

Según la responsable del centro, es común que “el maltratador por lo general controle el acceso a alimentos a la víctima”. Por ello, en este albergue la comida abunda.Las víctimas también reciben servicios de consejería, plan de escape, transporte, ayuda legal para tramitar órdenes de alejamiento y educación escolar, entre otros servicios.Para recibir los servicios de ayuda, las víctimas de violencia doméstica deben llamar a la línea especial del centro más cercano a su región. La ayuda es anónima, rápida y segura, insitió en destacar Kennedy.