Consulado mexicano apoya estudios básicos

Consulado mexicano  apoya estudios básicos
Estudiantes de primera: Javier Mendoza de la Cruz, María Natalia Durán, Bany Nervai y Jesús Escamilla. Migdalia Fernández. La Prensa

Nunca es demasiado tarde para estudiar y lograr alcanzar metas. Es por eso que el Consulado de México, junto al Instituto Nacional para Educación de Adultos en México (INEA), recientemente ayudaron a cuatro adultos a adquirir diplomas de primaria y secundaria.

Según el cónsul Alberto Fierro, “existe un alto porcentaje de analfabetismo y muchos solo llegan a los primeros tres anos de primaria apenas”. Fierro atiende unos 54 condados donde residen unos 400,000 mexicanos —tanto fuera y dentro del estado. Según el censo 2012, hay más de 600,000 mexicanos solo en la Florida, personas como Jesús Antonio Escamilla, del condado Putnam.

“Mi familia era de bajos recursos y solo llegué a mitad de la primaria”, comentó Escamilla, quien hoy día es recipiente de un diploma de escuela primaria.

Otra persona en alcanzar su diploma de escuela primaria es Bany Nervai Verdugo Pérez, un logro que no esperaba, ya que está casada con hijos ya cursando la escuela. Nervai no contaba con el apoyo económico de sus padres para ir a la escuela y, después de todos estos años, se siente preparada para poder ayudar a sus hijos a salir adelante.

Para María Natalia Durán Franco, madre de tres hijos de 24, 20 y 14 años, su envolvimiento con la comunidad ha sido muy grande, dándole apoyo al consejo de redes de inmigrantes. A pesar de ser activista, apenas había estudiado su escuela primaria. Hoy día, se siente muy orgullosa de poder presentarles a sus hijos su diploma de secundaria.

Javier Mendoza de la Cruz es otro que cuenta con un nuevo diploma de secundaria y planea continuar sus estudios en diseño gráfico.

Los diplomas son otorgados a través del sistema escolar mexicano. Aunque no tienen acreditación en los Estados Unidos, “el tener este diploma les ayuda en el autoestima, caso de que regresen a México y, además, el conocimiento adquirido durante las clases está ahí para siempre”, comentó el cónsul Fierro.

El programa titulado Plazas Comunitarias facilita el servicio de estudios y exámenes para estas personas. Los servicios son gratuitos y no importa el estado migratorio o nacionalidad. Los estudiantes que desean matricularse solo tienen que seguir un proceso de inscripción básico y aprobar los exámenes.

Plazas Comunitarias fue establecido en el 2000, pero no fue sino hasta el 2007 que tuvieron su primer graduado, Samuel Gómez Robledo, quien obtuvo su certificado de escuela primaria a través del mismo. Gómez Robledo había cursado en su natal México solo hasta su tercer grado y tenía apenas una noción básica de lectura y escritura.

Desde entonces, se han graduado unos 30 estudiantes y ha sido un reto el poder mantener a los participantes interesados en terminar sus metas.

Plazas Comunitarias ha hecho un esfuerzo parra ayudar a sus co-paisanos en los E. U. a mejorar su calidad de vida, al reconocer que ellos aportan tanto al desarrollo y bienestar de ambos países.