Rico Piccard: la revolución está en pausa

Rico Piccard:  la revolución está en pausa
Piccard dice, 'hay mucho que hacer. Voy a seguir para encima', junto a Zoraida Ríos (izq.), Ángel Negrón y Debbie Ryan. Migdalia Fernández. La Prensa

Rico Piccard, activista social y político, defensor de los derechos de los puertorriqueños en Orlando y presidente del Frente Unido 436, lucha una nueva batalla, esta vez no contra la sociedad, sino contra el cáncer.

Hace apenas unos meses fue diagnosticado con cáncer del páncreas y se está sometiendo al riguroso tratamiento de quimioterapia. Sin embargo, su espíritu de lucha continúa y asegura que aún “hay mucho que hacer. Voy a seguir para encima”.

Esta enfermedad no detiene su carácter de justiciero social. Aun cuando nos abre las puertas de su cuarto de hospital, continúa su discurso activo acerca de lo que a su entender son las injusticias por las que ha pasado la comunidad puertorriqueña en la ciudad de Orlando.

“He renunciado a ser hispano. Se han hecho tantas cosas horribles con esa palabra. … He decidido ser puertorriqueño primero y, después de que se arregle la situación, volveré a ser hispano”.

Son muchas las manifestaciones que con su corazón y esmero ha dirigido —desde la lucha contra la poca representación puertorriqueña en el gobiernos locales, en las juntas directivas, en la protección a estudiantes en las escuelas del condado Orange hasta la demanda contra Orange en la redistribución de electores en sus distritos, sobre todo en el Distrito 3.

“Ese era un distrito con muchos puertorriqueños y nos han robado el liderazgo político de las manos”, comentó.

Piccar, graduado de la Universidad Columbia, en Nueva York, comenzó su activismo social en esa ciudad. Ejerció su profesión como trabajador social con prisioneros y llegó a Orlando en el 1998. Comenzó a escribir sobre temas de interés social y, 10 años más tarde, fundó el Frente Unido 436.

Desde entonces, muchas han sido sus batallas, sus logros y sus derrotas. Lo menos que se esperaba era enfrentarse al cáncer en este momento, cuando apenas abre paso y ve el crecimiento de su activismo.

“Mi revolución esta en pausa. La he nombrado como una revolución democrática”, dijo, con esperanza de continuar su activismo político-social tan pronto salga de este tratamiento de quimioterapia. “Este soy yo, lo que vez aquí es lo que obtendrás siempre”.

Su compañera de lucha, Zoraida Ríos Andino, explica que Piccard comenzó a conocerse en Orlando como fotógrafo.

“Siempre llevaba su sonrisa, las ganas de envolverse con la comunidad y su cámara”, dijo.

Por su parte, Ángel Negrón, miembro del Frente Unido 436, comentó que “aquí estamos atrás, comenzando una revolución como aquellos que lucharon en Chicago en el 1951 o NY en el 1960. Rico ha aportado mucho a la protección del puertorriqueño con esta revolución y espero que se mejore pronto”.

La tesorera del Frente Unido 436, Debbie Ryan, dijo que “lo que Rico hace es unificar e integrar, pidiendo igualdad. Eso es importante para todos en esta cultura y para el crecimiento de la Florida Central. Lo veo con buen espíritu de lucha y sé que saldrá bien de esta enfermedad”.