Misión de vida: visitar los prisioneros

Misión de vida:  visitar los prisioneros
La cónsul de Colombia frente a una prisión en Florida. cortesía

La labor de visitar un presidio y comprometer su tiempo a la entrega y dedicación de aquellos que están privados de la libertad es una tarea ardua que María Matilde Londoño, cónsul de Colombia en Orlando, ha tomado como una misión de vida.

Su empeño en salvaguardar las condiciones de vida de sus compaisanos encarcelados es algo muy personal para Londoño. Mucho antes de ser cónsul, esta colombiana vivía en una finca en Colombia que administraba su fallecido esposo.

La condición política en Colombia en aquella época no estaba muy bien y su esposo, Diego Mejía, fue víctima de secuestro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el 2007. Él perdió la vida luego de un intento fallido para rescatarle.

“Él era una persona humilde, muy de su finca, pero era muy rutinario”, comentó Londoño, añadiendo que “siempre supe muy dentro de mí que algo así le podría pasar”.

Ya habían dialogado un plan de acción en caso de un secuestro y éste era el que ella siguió. Londoño sentó precedente al ser la primera mujer que aceptó la ayuda de las fuerzas del Gobierno colombiano armadas contra las FARC, para el rescate de su esposo. “No me arrepiento”, dijo. “Aunque perdí a mi esposo, era la decisión correcta”.

Su esposo estuvo más de dos meses bajo las manos de las FARC, tiempo que y durante ese tiempo, que pareciera poco para algunos, para Londoño fue una agonía “infinita”, según Londoño.

Cuenta Londoño que al sentar precedente con su acción, las FARC no estaban muy contentas, yEl entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe, “me visitó, fue al entierro de mi esposo, y me dijo que me enviaría fuera del país”, cuenta Londoño. (El padre de Uribe también fue víctima de las FARC).

Fue así que Londoño fue nombrada como cónsul de Colombia en Houston, Texas, donde sirvió hasta su término límite de cuatro años. En Houston, Londoño experimentó otro abrir de ojos, cuando tuvo la oportunidad de hablar con una de las guerrilleras más grandes de las FARC, organización que arrebató el amor de su vida.

, años después en Houston, Tx. Aunque no fue una visita voluntaria, más bien de deber, Londoño enfrentó por causas del destino a una de las líderes de la organización que le arrebato el amor de su vida. “Allí pude enfrentarla y mirarle a la cara y decirle, desde lo más sincero de mi corazón, que los perdonaba por lo que habían hecho en mi familia”, comentó la cónsul.

Asombrada por la condición de vida de sus paisanos en las cárceles y prisiones de los Estados Unidos, Londoño desde entonces ha hecho su misión visitar los colombianos, que las cárceles y prisiones, para darle apoyo a los colombianos que, como su esposo, están privados de la libertad, para darle su apoyo.

Muchos de los colombianos en prisiones no tienen acceso a familiares ni amigos, otros no tienen servicios de salud apropiados, y aún otros sólo les hace falta una voz, una visita de alguien que les preste atención a sus necesidades.

“Les digo que no los puedo sacar de allí, pero que les puedo ayudar para lo que se les ofrezca, que ayude a mejorar su calidad de vida”, explica Londoño.

Esta servidora pública ha servido como enlace múltiples veces entre familiares y encarcelados que no tenían otra manera de comunicarse.

“Es muy costosa una llamada telefónica y muchos de ellos no tienen dinero para comunicarse con sus familiares”, dijo.

La señora cónsul ha recibido expresiones de gratitud por su labor, como la siguiente expresada por un connacional privados de la libertad en el centro carcelario federal Coleman, en el condado Sumter: “Muchas gracias porque con la visita nos transportan a Colombia y por lo que están haciendo por nosotros. Me siento orgulloso de tener una representación del Gobierno tan humana”.

En el año que Londoño fue nombrada cónsul de Colombia en Orlando, ella ha ayudado a varias personas a reunirse con sus familiares.

“Tuve un caso que me pidió un humilde señor que llamara a su hijo y que le dijera de recado que por favor no cambiara el teléfono, que era el único número que tenía para comunicarse con su familia”, comentó Londoño.

En otra ocasión, sirvió de enlace para logró buscar atención médica para un preso que llevaba más de 24 horas con cólicos sin ser atendido. “Con una sola llamada bastó para que le atendieran”, contó.

Durante su primer año en la Florida, Londoño ya ha visitado las siete cárceles federales en la zona que corresponden a su jurisdicción, que comprende el centro y hasta el norte de la Florida.

Próximamente estará en gira por tres semanas para visitar unas 60 cárceles estatales y condales en este estado. Además, acaba de lanzar el programa Adopte a Un Connacional Privado de la Libertad, que conecta donde provee enlaces a as personas de la comunidad con los que considera los encarcelados más necesitados que ha visitado.

Juanita Cárdenas, asistente social del Consulado, expresó que la labor de la cónsul con los prisioneros demuestra su gran entrega. a ayudar.

“Un consulado sirve para trámites, pero lo que ella hace sale de su gran corazón y calidad humanitaria”, según Cárdenas.

La persona que siempre ha acompañado a la señora cónsul en sus visitas a las cárceles ha sido la asesora jurídica del Consulado, Jenny Ibarra.

“Desde que yo llegué a trabajar con ella, soy testigo fiel no sólo del propósito, sino del camino que (Londoño) ha recorrido. Se ha cumplido con el 80% de su comprometido”, dijo Ibarra.

Y no es sólo en el esfuerzo de desplazarse” de acuerdo con Ibarra. “Sino también que, junto con la asesora social, Londoño adelantó el año pasado una campaña de donaciones de Biblias, estampillas, sobres, cuadernos, ropa térmica, lápices, lapiceros y resmas de papel” a los prisioneros colombianos.

, la cual fue todo un éxito y se pudieron repartir a los privados de la libertad”.

Londoño concluye que “uno hace en una posición de poder lo más que uno pueda por ayudar a los demás. … Salgo feliz cuando visito a una cárcel, porque sé que en realidad aprecian mi ayuda y me necesitan”. Hablando de la felicidad de los presos al recibirla y la importancia que le dan a su esfuerzo de ayudarles.

_________Fotos: Consul Colombia 1 &2