Madres en profesiones inusuales

Madres en profesiones inusuales
Glenis Díaz es propietaria del taller de mecánica Old Dixie Auto Repair, en Kissimmee, donde supervisa cuatro hombres. Cecilia Figueroa. Especial para La Prensa

Kissimmee

Un simple y poderoso “te quiero Mamá”, es la frase que revitaliza cada día, a las madres para encontrar el balance del tiempo entre la vida profesional y la familia.

Por el Día de las Madres, tres mamás que ejercen profesiones inusuales —o sea, donde los hombres predominan—, conversaron con La Prensa y afirmaron que, aunque no es una tarea fácil, han logrado desempeñar a cabalidad sus trabajos, y al mismo tiempo disfrutar su tiempo como mamás.

Un buen ejemplo es la dominicana, Glenis Díaz, propietaria del taller de mecánica Old Dixie Auto Repair, en Kissimmee, quien no le importa embarrarse las manos con grasa en un mundo de hombres.

“Ha sido bien difícil. Vivo rodeado de hombres. Han llegado clientes que se han sorprendido, otros un poco incrédulos al principio cuando tratan con una mujer sobre la mecánica de su carro, pero después se van con el trabajo satisfecho y son nuestros fieles clientes”, aseguró Díaz, quien es jefa de cuatro hombres.

Su esposo inició este negocio hace ocho años, y luego se dedicó a su otro negocio a tiempo completo. Díaz, en aquel entonces una ama de casa, pasó a ser empresaria y hasta aprendió de la mecánica de carros.

“Al principio me dio miedo, pero con sentido común y mucha dedicación salí adelante”, explicó la madre de tres hijos, de de 17,16 y 7 años.

En el sector de reparaciones automotriz y mantenimiento, las mujeres comprenden sólo el 8.4% a nivel nacional, según datos de la Encuesta de Población Actual de la Oficina de Trabajo Laboral (Bureau of Labor Statistics o BLS). Así que Díaz forma parte de un club exclusivo de mujeres mecánicas.

Trabaja casi 12 horas diarias y se da tiempo para adelantar la comida cada día, divide su tiempo en ir a recoger a su hijo a la escuela, actividades escolares, las labores del hogar y más diligencias que sólo las madres saben.

“No hay nada imposible para una madre”, comentó Díaz. “Nosotras como mujeres podemos lograr nuestros sueños, somos el ejemplo para nuestros hijos, estamos capacitadas para esto y mucho más”.

Otro sector, que ha sido dominado por los hombres, la ingeniería, hoy las mujeres van ganado terreno. En el 2011, sólo el 13.1% fueron mujeres del total de 38,300 profesionales empleados en este sector, de acuerd con con BLS.

La ingeniera civil Diana Almodóvar, gerente de División de Desarrollo de Ingeniería del Departamento de Obras Públicas del Condado Orange, ha logrado este importante cargo.

“Hace muy pocos años, mujeres ingenieras no lograban llegar a este puesto”, dijo Almodóvar. “Esto ha cambiado. Hoy en día, las mujeres aunque sea madre tienen rol de líderes en la comunidad, pero nos ha tocado demostrar que somos capaces de trabajar más horas y que puedes ser madre y profesional a la vez”.

Para esta madre de tres hijos de 26, 22 y 17 años, una buena comunicación, la planificación en el hogar y el tiempo del fin de semana para la familia son esenciales.

“Mis hijos saben que el domingo es el día que compartimos, que es de la familia”, según Almodóvar.

Mientras, Hilda Lebrón, encargada de transporte de correspondencia de Servicio Postal, en Orlando, ha logrado entrar en una carrera donde las mujeres son más comunes, pero aún minorías —un 40.5% en el sector de servicio de correo, en procesamiento y operadores de maquinarias, según datos del reporte “Mujeres en la Fuerza Laboral: libro de datos”, que BLS publicó este año.

Escogió su horario de trabajo, de 3:30 a.m. a 12 p.m., para poder recoger a sus hijos en la escuela y tener la tarde para realizar actividades.

“Escogí este horario para asegurarme que podía recoger a mis hijos a la escuela”, dijo. “Es difícil para las mamás encontrar el tiempo para nosotras, porque siempre ponemos como prioridad lo que nuestros hijos necesitan”.