Dos compañías tras edificio Asociación Borinqueña

Dos compañías tras  edificio Asociación Borinqueña
Bajo una de las ofertas de compra venta, la Asociación Borinqueña no se quedaría en el edificio. archivo

Una organización comunitaria con sede en Nueva York fundada por puertorriqueños podría ser los próximos dueños del edificio con la garita de la Asociación Borinqueña (AB).

Según el licenciado Anthony Suárez, experto en el área de bienes raíces y bancarrotas, Acacia Networks Inc., es uno de los interesados en comprar el edificio para establecer oficinas en el centro de la Florida. Sin embargo, de completarse el proceso de compra venta, Acacia, por ser una grande organización fines de lucro, se tomaría unos años en mudarse a esta región.

La situación más importante ahora, según Suárez, es la negociación con el banco dueño de la hipoteca del edificio, Fifth Third Bank.

“Esto va a tomar como dos meses más. Tenemos que negociar porque el edificio no vale lo que el grupo debe al banco y eso se tiene que negociar (el precio)”.

Suárez dijo que la propiedad tasó $1.2 millones, pero la AB debe casi $2 millones, haciendo que le deban al banco, luego de completar la venta, más de $600,000.

De Acacia Networks, Suárez dijo que es la organización puertorriqueña más grande de Nueva York, cuenta con un presupuesto de unos $130 millones y tiene la capacidad de no sólo comprar el edificio, sino también traer servicios, beneficios y programas que no existen en la Florida Central, como vivienda asequible, servicios de hospicio para ancianos y clínicas para personas con Medicaid y Medicare.

El actual CEO de Acacia es Raúl Russi, que fue expresidente de la Junta de Libertad Condicional de del estado de Nueva York y el primer alguacil latino de la cuidad de Nueva York.

La oferta de Acacia, explicó el licenciado, incluye la oportunidad de que la Asociación se quede en el edificio.

“La intención en toda negociación con Acacia ha sido que la Asociación se queda en el edificio mientras ellos desarrollan qué actualmente piensa hacer a largo plazo con el edificio”, explicó Suárez.

La otra compañía interesada en el edificio de la AB desea mudarse inmediatamente. Dicho grupo es uno local que se dedica a hacer bodas y actividades sociales.

“Ellos ven una oportunidad en esto de tener un sitio donde puedan ofrecer sus servicios”, comentó.

Aparte del problema económico, la AB actualmente pasa por otra situación — el presidente, José ‘Pepe’ Aponte, dimitió de su cargo y su término vence este mes. El actual vicepresidente, Julio González, expresó que tampoco le interesa el cargo de la presidencia.

“No sé quién va a terminar siendo el presidente hasta que se termine este proceso”, dijo Suárez.

Sin embargo, el licenciado Suárez explicó que el vender el edificio no significa que la Asociación tenga que terminar sus operaciones. “Pueden operar de otro sitio”, djio.

La Asociación Borinqueña anunció el mes pasado que pondría en venta el edificio con la famosa garita. Es la organización puertorriqueña mas vieja de la Florida Central fundada en el 1977.