Celebración agridulce para gays

Celebración agridulce para gays
Padres gay también asistieron al lago Eola, en Downtown Orlando, para celebrar los fallos del Tribunal Supremo. Fotos por Migdalia Fernández. La Prensa

Una manifestación masiva se conglomeró en el anfiteatro del lago Eola, en Downtown Orlando, para celebrar las recientes decisiones del Tribunal Supremo que abren camino al matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Miles de personas vistiendo camisetas rojas, junto a sus amigos y familiares, se encontraban frente a la legendaria fuente de Eola en celebración de su identidad sexual.

Los fallos del Supremo — declarando el Acta de Defensa del Matrimonio (DOMA) inconstitucional y eliminando la barrera al matrimonio gay en California—, llenó de alegría a personas gay y no gay no sólo en el área de Orlando, sino también en toda la nación.

Joe Saunders, representante estatal por el Distrito 49 y el primer legislador en la Florida Central abiertamente gay, aplaudió las decisiones de la Corte Suprema.

La población en “una tercera parte del país ahora tendrá acceso a los derechos completos y responsabilidades que provienen de la igualdad del matrimonio”, comentó Saunders.

Sin embargo, en Orlando y muchas otras ciudades de la Florida el sabor es agridulce, ya que la realidad legal y social local es otra.

El estado de la Florida no reconoce el matrimonio entre parejas del mismo sexo, puesto que el 62% de los votantes floridanos aprobaron una enmienda a la Constitución estatal que define el matrimonio como una relación entre hombre y mujer. Además, la Florida prohibe la adopción de niños por personas gay.

Aún no se sabe cómo los fallos de la Corte Suprema afectarán a estados como la Florida.

Según la organización conservadora Family Research Council, aunque los fallos fueron “desmoralizadores”, los apoyadores de matrimonios tradicionales se deben alentar del hecho que el Supremo permite a los estados definir el matrimonio como mejor les conviene.

No obstante, Saunders dijo que la desigualdad para gays en la Florida tendrá “implicaciones económicas” e “impactantes” en el estado.

“Si no podemos probarle a estas familias que somos serios en tratarlos con igualdad y justicia, se irán de nuestro estado y se llevarán sus dólares de impuestos y sus pequeños negocios”, dijo.

La lucha por la igualdad de derechos para gays ha sido larga y aún está en pañales, pese a la comunidad lesbiana-gay-bisexual-transgénero (LGBT) que reside en Florida Central.

El movimiento proderechos gay ha logrado grandes cambios, entre ellos beneficios a los compañeros domésticos de empleados de gobiernos locales.

En el 2012, las ciudades de Orlando y Tampa y los condados Orange y Volusia permitieron un registro de alianzas domésticas gay. Esto permite el acceso a algunos beneficios, como el derecho al cuidado al final de la vida, arreglos funerales y visitaciones al hospital, entre otros.

Por otro lado, compañías respetadas a nivel mundial como Disney Parks and Resorts también reconoce las parejas domésticas de sus empleados. Es más, Walt Disney World inició hace más de una década los llamados “Gay Days” en sus parques de diversión en Orlando, mucho antes de que otras compañías reconociera esta población de consumidores.

En la corte de opinión pública, tal parece que los floridanos han cambiado su modo de pensar con respecto a gays.

Por ejemplo, un sondeo del 2004 del periódico Sun-Sentinel establecía que sólo un 2% de la población consideraba el tema del matrimonio gay como uno de importancia.

Cinco años más tarde, un estudio realizado por Quinnipiac mostraba que en la Florida un 35% de los votantes apoyaban las uniones civiles y un 27% adicional apoyaba los beneficios de matrimonio a parejas gay. Sólo un 31% creían que no se les debería dar ningún tipo de reconocimiento legal a parejas del mismo sexo.

En el 2012, Quinnipiac publicó otro estudio que reflejó que los votantes floridanos estaban divididos acerca de este tema: 45% en oposición y 43% en favor del matrimonio gay.

En enero del 2013, la senadora estatal por el Distrito 33 (Ft. Lauderdale), Eleanor Sobel, introdujo el proyecto de ley SB196 Familias Primero, donde se le ofrecía a las parejas gay la mayoría de los beneficios de un matrimonio entre hombre y mujer.

El proyecto fue aprobado 5-4 en el Comité de Asuntos de la Familia, Niños y Ancianos, pero murió en el Comité Judicial.

Alrededor del lago Eola el público que dijo presente estaba al tanto de los retos por venir para parejas del mismo sexo en la Florida.

Para llamar la atención a su dilema, alumbraron lámparas de papel rojo donde escribieron los nombres de parejas gay.

Entre la aglomeración estaban Loida Pérez y Carmen Rodríguez, amigas residentes de la ciudad de Orlando.

“Estoy aquí para apoyar al movimiento”, dijo Pérez. “Es impresionante la cantidad de gente que vemos aquí apoyando los derechos de los LGBT”.

<img src="/wp-content/uploads/2013/07/IMPORT01_307049977_EP_-1_0.jpg" caption="

“Somos todos iguales y aquí deberíamos tener los mismos derechos para todos”, dijo Rodríguez.Loida Pérez y Carmen Rodríguez

“/>

<img src="/wp-content/uploads/2013/07/IMPORT01_307049977_EP_-1_1.jpg" caption="

“No es justo que tuvimos que salir del estado para casarnos”, dijo Ramos. “Estamos casados y muy felices porque nuestra unión es tan real como cualquier otra”, dijo Mari. Francisco Mari y Joel Ramos, recién casados en la ciudad de Nueva York

“/>

<img src="/wp-content/uploads/2013/07/IMPORT01_307049977_EP_-1_2.jpg" caption="

“Estamos aquí para apoyar a nuestras amigas que son una pareja gay”, dijo Martínez. “Somos amigos y debemos buscar por la igualdad de derechos para todos”, dijo Ruiz. “Mi pareja y yo debemos tener los mismos derechos”, dijo Rivera. Sam Sonny, Yesenia Ruiz, Ashton Martínez, Trish Rivera, Jessica San Juan

“/>