Motivar 4 generaciones en la fuerza laboral

Motivar   4 generaciones  en la fuerza laboral
Isaías Zamarripa, de Darden, dice que hay que tratar a los empleados como cada uno de ellos desea ser tratado, para crear igualdad. Migdalia Fernández. La Prensa

En la fuerza laboral actual se encuentran cuatro generaciones distintas trabajando codo a codo: Tradicional, Baby Boomers, Generación X y Milenios. Cómo motivar a estas generaciones fue el tema de una presentación de Isaías Zamarripa, experto en diversidad cultural de los restaurantes Darden, en una charla de la Hispanic American Professional Women’s Business Association (HAPBWA).

Ante una audiencia a capacidad, Zamarripa recomendó tomar en consideración las características de cada generación, ya que tienen una visión diferente respecto al empleo.

Explicó que “antes se decía que trataras a tus empleados como quieres que te traten a ti. Hoy es todo lo contrario. Hay que tratar a los empleados como cada uno de ellos desea ser tratado. Tratándolos diferente, para crear igualdad”.

Sin embargo, las cuatro generaciones tienen algo en común, según Zamarripa. “Todos quieren respeto y dignidad”.

Para cada generación la definición de respeto podría ser diferente, ya que cada cual fue marcada por las experiencias vividas en común durante su crecimiento y desarrollo.

Por ejemplo, “los Tradicionales vivieron la Segunda Guerra Mundial y los Milenios vivieron la era de los medios sociales, lo que los hacer pensar y actuar muy diferente”, explicó Zamarripa.

La generación Tradicional respetan la autoridad, se sacrifican por su trabajo y creen en la obligación antes que la diversión; también les gusta adherirse a reglas y regulaciones.

A esta generación un empleador les debe dirigir muy formalmente, les gusta que se respete su nivel de experiencia.

“Como miembro de la generación Tradicional, es muy cierto lo que dice”, dijo Eva Pagán, fundadora de HAPBWA.

Los Baby Boomers (1946-1964) son adictos al trabajo, son activistas por cualquier causa que les parezca injusta, les gusta cuestionar a la autoridad y piensan que el trabajo debería ser una aventura.

Por esto se les debe dar reconocimiento de que son valiosos y que son necesitados en la compañía.

“Me siento en medio de dos generaciones: los Boomers y los X”, comentó la comisionado de Kissimmee, Wanda Rentas.

Mientras, la Generación X (1965- 1981) se conoce como la generación perdida, ya que es una generación pequeña. Viven pensando que el trabajo es mejor si se les tiene plena confianza y poco monitoreo. Les gusta un esquema de estructura y dirección pero con supervisión mínima; son por lo general sus propios jefes o trabajan remotamente y les gusta recibir elogios de su trabajo.

Los Milenios (1981-2000) piensan en ellos mismos antes que nadie. Son altamente tecnológicos, utilizando los medios sociales con facilidad. Hacen múltiples tareas a la vez, son tolerantes, dirigidos a su meta y por siempre buscar una promoción aun cuando comienzan a trabajar, ya que siempre están buscando escalar el próximo nivel.

Los asistentes a la conferencia quedaron encantados con los perfiles generacionales.

“Para mí es un honor estar en una charla de Zamarripa, porque él fue mi mentor”.