Grayson presiona por aumento en salario mínimo en EEUU

El congresista presentó una propuesta para aumentar el pago de $7.25 a $10.50
Grayson presiona por aumento en salario mínimo en EEUU
El congresista reconoció que la mayoría de los republicanos no apoya su propuesta.
Foto: Chris Inocencio Correa / Especial para La Prensa

Orlando – El congresista Alan Grayson (D-9) se reunió con la comunidad, por primera vez tras ser electo, para presentar su propuesta para aumentar el salario mínimo en la nación de $7.25 a $10.50 la hora.

“Quiero que Estados Unidos sea número uno en salarios, número uno en beneficios y número uno en una clase media fuerte”, afirmó Grayson, durante una reunión en la Escuela de Derecho de Barry University, en Orlando, a la que asistieron más de 150 personas.

Grayson sustentó su propuesta mostrando cómo Estados Unidos está por debajo de más de 10 países desarrollados en cuanto al salario mínimo y los beneficios por días de vacaciones y enfermedad ofrecidos a empleados.

Aseguró que lo anterior no causaría pérdida de empleos y, por el contrario, ayudaría a estabilizar la economía y beneficiaría a la clase media.

El demócrata dijo que, desde el 1968, “el salario mínimo ha perdido casi un tercio de su valor. Si se mantuviera de acuerdo con la inflación, estaría cerca del nivel que estamos tratando de ponerlo ahora mismo”.

Sentenció además que quiere ver “el ajuste realizado de forma automática, de la misma forma que hacemos con los beneficios del Seguro Social y las pensiones”.

El salario mínimo nacional fue establecido por el Congreso y aplica a los estados y a territorios como Puerto Rico. Los estados pueden establecer un salario mínimo por encima de lo aprobado por el Congreso, pero no por debajo.

En Florida, el salario mínimo es de $7.79 por hora, unos 54 centavos por encima del salario mínimo nacional. Sin embargo, en estados como California el mínimo es $8 por hora y en Vermont $8.60 la hora, de acuerdo con el Departamento de Trabajo federal.

La última vez que se aumentó el salario mínimo nacional fue en los años ‘90.

Para enfatizar en su propuesta, Grayson invitó a dos exempleadas de Walmart, quienes hicieron hincapié en la necesidad de aumentar el salario mínimo. Aunque ganaban más de $9 la hora, sus horas de trabajo no eran consistentes como para mantener a sus familias.

Las “posiciones de tiempo completo con beneficios se han vuelto muy escasas, no sólo en mi tienda, sino en las tiendas de todo el país”, dijo Vanessa Ferreira, una de las exempleadas.

“Veo muchos compañeros que trabajan a tiempo medio luchando con la pobreza. Y nuestro seguro de salud, si calificas, es tan caro que muchos no pueden pagarlo”, añadió.

Mientras, la economista Jeanette Wicks-Lim, también invitada al evento por Grayson, detalló que el aumento del salario mínimo es posible para corporaciones grandes, sin hacer recortes de empleados.

“La mayoría de los negocios no se afectarían porque ya pagan más que el salario mínimo”, explicó Wicks-Lim.

Sin embargo, las probabilidades que la propuesta de Grayson sea aprobada por el Congreso son mínimas, ya que la Cámara Baja es de mayoría republicana y se opone a dicho proyecto, cosa que confirmó Grayson.