Hora de honrar a los Borinqueneers

Hora de  honrar a los Borinqueneers
José Colón recién ingresado al Ejército.

Con 94 años de edad, José E. Colón tiene muchas historias que contar. Fue veterano de la Guerra en Corea, vivió en varios países, enviudó en dos ocasiones, y tiene varios hijos, nietos y biznietos.

Las memorias que vienen a su mente en estos días son las de cuando crecía de Orocovis, Puerto Rico, con un octavo grado y que a los 18 años de edad decidió unirse al Ejército de los Estados Unidos.

Con el poco inglés que aprendió en la escuelita de Orocovis, comenzó el entrenamiento militar básico. “Yo no sabía lo que estaba haciendo”, contó el veterano de guerra.

Colón, que nunca fue a batalla, fue sargento de la 65 de Infantería en Corea del Sur durante la guerra. Este regimiento es mejor conocido como los Borinqueneers, que formó parte del Ejército de los Estados Unidos comenzado con la I Guerra Mundial.

El veterano afirmó sentirse orgulloso y contento del evento que harán en honor de ellos el sábado en el Centro Cívico de Kissimmee, al cual espera poder asistir, y dijo que el Congreso debería otorgarle la Medalla de Oro.

“La 65 de Infantería fue allí [Corea] e hizo un montón de cosas buenas y dio frente en la batalla defendiendo a los Estados Unidos. Por esa labor nada más yo creo que se la deben dar”, sentenció Colón.

El comisionado residente de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, junto al congresista Bill Posey (R-Dist. 8), trabajan el primer proyecto que propone reconocer a los Borinqueneers con la Medalla de Oro congresional.

Por medio de correo electrónico, Pierluisi dijo considera un honor tener la oportunidad de impulsar “esta iniciativa histórica que reconocerá los muchos sacrificios que han hecho los soldados puertorriqueños que sirvieron en la 65 Infantería”.

El evento del sábado se espera sea una actividad histórica, ya que los soldados de la 65 de Infantería que quedan vivos tienen más de 80 años y ésta puede ser una de las pocas veces que se convoquen en la Florida.

Ya en el 2011 la Junta de Comisionados del Condado Osceola nombró el Parque de Veteranos del 65 Infantería, en Kissimmee, en honor a los Borinqueneers.

Durante la I Guerra Mundial, los Borinqueneers se consideraban principalmente “defensores” de la isla, según el Departamento de Defensa (DOD). En la II Guerra Mundial, estuvieron en Panamá y Francia.

No fue hasta la Guerra en Corea que los Borinqueneers se distinguieron en batalla, de acuerdo con DOD.

Tras su llegada en Pusan, Corea del Sur, los Borinqueneers participaron en nueve campañas de batalla, recibiendo numerosos reconocimientos del DOD.

No fue fácil para estos soldados salir de una isla subtropical, como la es Puerto Rico, y enfrentarse a un frío extremo, nieve y condiciones heladas.

Colón resaltó que tiene una foto de los Borinqueneers reunidos el día de Año Nuevo en la que se muestran rezando.

Eran “puertorriqueños de fe, puertorriqueños que se reunían para la misa en el Valle de la Muerte en Corea antes de ir a batalla”, explicó.

Además de condiciones climatológicas, en aquellos tiempos el Ejército estaba segregado por raza. Muchos Borinqueneers han expresado que se sientieron rechazados.

Colón, por su parte, dice nunca sintió rechazo de parte de otros militares.

Según Pierluisi, la Medalla de Oro permitiría que futuras generaciones dentro y fuera de la isla puedan conocer de la 65 Infantería y entender el lugar que ellos forjaron dentro de la historia de E. U.

Los organizadores de la actividad del sábado están en busca de personas que apoyen, firmen y llamen a sus congresistas para que aprueben el proyecto, que requiere el voto de 67 senadores y 290 representantes, para que el presidente Barack Obama lo firme.

Actualmente 14 senadores y 83 representantes apoyan el reconocimiento a los Borinqueneers.

Por su parte, Colón ya envió su carta de apoyo a que se le otorgue la Medalla de Oro congresional al batallón al cual perteneció siendo militar.

Él asistirá al evento en Kissimmee, y espera encontrarse nuevamente con algunos de sus excompañeros militares.

Ahí compartirán recuerdos de cuando como puertorriqueños dentro del Ejército defendieron a los Estados Unidos en Corea.