Scott bloquea acceso a clínicas para Obamacare

Los Estados Unidos está a menos de dos semanas de comenzar la inscripción en los nuevos mercados de salud y el gobernador de Florida, Rick Scott, demostró una vez más que no está a favor de la misma.

En estos días Scott denegó el acceso a los llamados “navegantes” a las clínicas de salud en los 67 condados de la Florida. Los navegantes han sido nombrados por el Gobierno federal para educar u orientar a personas acerca de cómo inscribirse en Obamacare, también conocido como la Ley de Cuidado de Salud Asequible.

Ésto a pesar de que oficiales federales utilizan las instalaciones de salud estatales para programas de salud federal como Medicaid, el seguro de salud para personas de pocos recursos.

Según un memorandum del Departamento de Salud de la Florida, “hasta la fecha, el Departamento no tiene conocimiento de ninguna solicitud por escrito de navegantes que necesiten espacio en un Departamento de Salud local, lo que ayudaría a determinar la mejor forma en que el Departamento pueda respaldar su solicitud”.

Aún así, el Departamento dijo en su memo que una aclaración al respecto era necesaria, ya que “es probable que este tipo de solicitud y actividades relacionadas aumenten en las próximas semanas y meses”.

Las clínicas podrán recibir y distribuir material acerca de Obamacare y dirigir personas a los navegantes sólo si lo solicitan, según el memo.

El Departamento explicó que la práctica habitual es no permitir que organizaciones externas accedan oficinas de Salud y sistemas de tecnología para llevar a cabo sus actividades.

Según el Departamento de Salud estatal, la protección de la información personal de la salud es una prioridad.

Grupos a favor de Obamacare, como el Concilio Nacional de La Raza (NCLR), inmediatamente criticaron la acción del gobernador Scott.

Según NCLR, estas clínicas serían ideales para proveer información a la comunidad, igual que se hace con el Medicaid y otros programas de salud federal.

La directora de equidad en salud de Families USA, Sinsi Hernández-Cancio, recalcó que el Gobierno floridano no está haciendo su trabajo.

“Tú tienes un gobernador que ha decidido que la salud de su población no es prioridad fiscal y lo dejó bien claro con la decisión que tomaron de dejar dinero en la mesa por jugar política con la salud de su pueblo en vez de cuidarla”.

Scott no aceptó los fondos federales para la expansión del Medicaid en la Florida, lo cual es una gran parte de Obamacare.

Gobernadores de Texas, Alabama y Georgia tampoco aceptaron estos fondos.

Jennifer Ng’andu, de NCLR, dijo que no está bien el quitar recursos del Estado para ayudar a proveer información más precisa sobre Obamacare.

“Sentimos que es irresponsable y va a amenazar las oportunidades de cobertura para los latinos, teniendo la Florida la segunda tasa más alta de personas sin seguro”, opinó Ng’andu.