Pocos voluntarios en juntas de Kissimmee

Pocos voluntarios  en  juntas de Kissimmee
PRFAA busca voluntarios hispanos que se unan a las juntas de la ciudad de Kissimmee. Natalia Nevárez.

kissimmee

La Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA), en su primera actividad para la comunidad, buscó motivar a los hispanos de Kissimmee que se unan a las juntas voluntarias de la ciudad.

Kissimmee tiene 13 juntas voluntarias que existen para velar por los asuntos de la comunidad y dentro de las cuales hay unas 89 voluntarios, la mayoría no hispanos.

El problema, según la comisionada de Kissimmee Wanda Rentas, es que en Kissimmee más de la mitad de la población es hispana, o sea que los hispanos no se están dejando escuchar en su comunidad.

Para subrayar este punto, a la actividad asistieron sólo unas 20 personas.

La comisionada Rentas recordó a los presentes que “ustedes no trabajan por mí; yo trabajo por ustedes”. Le molesta que los hispanos, siendo la mayoría, no participen ni representen en su comunidad.

“Quiero que salgan, que los hispanos vengan y participen en las reuniones de nosotros en la ciudad”, recalcó Rentas.

Reconoció que solicitar un puesto en una junta voluntaria podría ser un proceso, pero a la misma vez es de beneficio porque se aprende más de los proyectos propuestos en la ciudad y se conoce a los comisionados y las ordenanzas que rigen la cuidad.

Los requisitos para ser voluntario son mínimos, entre ellos hay que ser residente del condado o la ciudad. Las horas que se ofrecen son mínimas.

Para solicitar un puesto en una junta, la comisionada dijo que hay que llamar a la ciudad, preguntar por las vacantes, llenar la solicitud y llamar a uno de los comisionados que respalde y haga el nombramiento en la Comisión de Kissimmee.

En los tres años que lleva en la cuidad, Rentas dijo que siempre ve las mismas personas como voluntarios. Opinó que se necesitan nuevas caras, nuevas ideas.

“Necesitamos comenzar a participar más” en la ciudad, dijo.

Por su parte, Soraya Márquez, portavoz de Mi Familia Vota, dijo que la gente no se involucra como voluntarios en la comunidad porque el mismo es un proceso burocrático.

“Al final, terminan siendo unos comités que decoran, que justifican de alguna manera que el condado está dando una apertura, a que la gente participe, pero definitivamente son los comisionados que al final deciden”, puntualizó.

Joyce Hamilton de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), señaló que los voluntarios “son los ojos y los oídos de lo que está pasando”, por lo cual es tiempo de involucrarse y traer cambio.

Al concluir, Yanidsi Vélez, portavoz de NALEO Educational Fund, exhortó a que se orienten sobre lo que está pasando.

“Estamos en serio en este negocio de educar a la comunidad”, dijo.