¿De Colonial High a Roberto Clemente?

¿De Colonial High  a Roberto Clemente?
Carlos Guzmán, de Presencia, se dirige a las 35 personas que asistieron a la reunión. Migdalia Fernández

Un grupo activista busca cambiar el nombre de la secundaria Colonial High a Roberto Clemente.

La organización Presencia, encabezado por Carlos Guzmán, se ha dado la tarea de abogar por una nueva imagen para la escuela. Inspirado por las necesidad de alcanzar metas académicas para esta escuela, Guzmán pensó que un cambio de nombre y de imagen sería lo mejor para los estudiantes de Colonial, que en su mayoría son hispanos.

“Lo más fácil es rebranding, así podemos levantar la imagen de esta escuela para pedir las ayudas que se necesitan”, dijo Guzmán.

Todo comenzó cuando el director de Colonial le dio una gira privada a Guzmán y le presentó, entre otras cosas, las necesidades de la escuela y las deficiencias académicas.

“Me pregunté cómo puedo ayudar y enseguida pensé que un cambio de nombre es como darle una nueva oportunidad a esta escuela”, dijo Guzmán. “Imagínate, ¿cómo voy a vender algo que ya tiene un prejuicio?”

La escuela, que este año cumple 55 años, está ubicada al este de Orlando, cerca de Azalea Park, donde se creó el primer barrio latino en Orlando.

Como muchas escuelas públicas en Orange, Colonial no lleva nombre de un personaje o figura histórica.

Luego de varias reuniones con su grupo, Guzmán dijo que decidieron sugerir el nombre de Roberto Clemente, un pelotero puertorriqueño que perdió su vida ayudando a damnificados en Nicaragua en el 1972.

“Clemente es el héroe perfecto: buen padre, buen atleta y buen servidor comunitario. Clemente es el ‘All American Hero’ que estábamos buscando”, dijo.

Ya varias personas están en contra de esta situación, puesto que la tradición de la escuela y la cantidad de exalumnos pueden tener valor nostálgico para la comunidad.

Darryl Flynn, miembro de la Junta Escolar de Orange que representa el área de Colonial, dijo que “no voy apoyar ese cambio de nombre. Es algo que un ciudadano particular sugiere y no se va a llevar a votación en la Junta Escolar”.

“Tenemos que enfocarnos en ayudar a las cosas que realmente están deficientes en esta escuela y eso del cambio de nombre va ser difícil que sea aprobado”, dijo Jackie Centeno, educadora y miembro del Consejo Asesor Hispano del distrito escolar Orange.

A lo que Guzmán reaccionó que muchas cosas cambian de nombre sin que nadie se afecte negativamente. Por ejemplo, las mujeres cuando se casan o se divorcian, la ciudad de Orlando una vez se llamó Jernigan City, el Amway Center anteriormente era el TD Waterhouse, y hasta la Universidad de la Florida Central (UCF) antes era Florida Technological College.

En la reunión de Presencia hubo unas 35 personas y se acordó continuar la petición de cambio de nombre pese a la oposición.

Los próximos pasos a seguir incluyen una reunión con la superintendente de distrito, Dra. Barbara Jenkins, además de cabildear a la Junta Escolar y pautar foros comunitarios.

Según establece la Junta Escolar, para cambiar el nombre de una escuela primero tiene que ser sugerido a la Junta por la superintendente y luego llevado a votación.