Panadería puertorriqueña tras el éxito

Panadería puertorriqueña  tras el éxito
El dueño de DeLand Bakery, Alfredo Ávila (der.), junto a uno de sus panaderos, Julio Avilés. Natalia Nevárez

DeLand

Hace 15 años el puertorriqueño Alfredo Ávila compró DeLand Bakery y desde entonces ha mantenido y expandido el negocio y sus productos a 29 estados de la nación.

DeLand Bakery, con 51 empleados, fue uno de los tres negocios seleccionados este año por el Fondo de Iniciativa de Negocios Hispanos (HBIF) como un negocio hispano del centro de la Florida con éxito.

En Puerto Rico, de donde Ávila es oriundo, este pequeño comerciante hacía gabinetes de cocina y su esposa era maestra.

¿Cómo entonces, sin tener experiencia en el área de negocios, ha tenido éxito? Á   vila contó que la clave del éxito está en parte en el servicio que se le da al cliente.

“Tienes que esforzarte para ser el mejor en una economía difícil como la que hemos estado viviendo. Tienes que ser el mejor para mantenerte adelante en tu negocio. No puedes ser uno más”, dijo el dueño de la compañía y padre de tres menores.

Con sus esfuerzos han logrado ser pioneros en varios productos de su área en DeLand.

En el área donde están localizados los hispanos no son muchos. Sin embargo, más de la mitad de sus empleados son hispanos.

Uno de ellos, el panadero Julio Avilés, comentó que “una parte de lo que queremos hacer ahora es trabajar los productos étnicos, pero en mejores alternativas. Tenemos el pan cubano orgánico que es el primero que hay en toda la zona y lo hicimos”.

Siendo la innovación parte de la empresa, “lo que queremos es tener una alternativa saludable para los productos que hay en el mercado”, dijo Avilés, que viene de cuatro generaciones de panaderos en Puerto Rico.

Otra de las cosas que el dueño de DeLand Bakery Ávila expresó es que han estado trabajando en obtener las certificaciones de kosher y orgánico, entre otros. “No hay otra panadería que tenga las certificaciones que nosotros tenemos en productos Kosher”, dijo Ávila.

Ávila explicó que ha recibido ayuda del HBIF para su página en la Web (www.delandbakery.com) y para el plan del negocio. Además, han tomado seminarios que le han ayudado con el manejo de su empresa.

Sus hijos trabajan en la panadería y les interesa aportar al mismo.

Su hija mayor, Claribel, dijo sentirse honrada y orgullosa de todo el esfuerzo que sus padres han invertido en el negocio. “Ellos ponen su corazón en lo que hacen. Ese esfuerzo al final las personas lo pudieron ver y ellos también pudieron ver el resultado”, dijo Claribel.

Expresó además que disfruta “ver a las personas venir de nuevo [al negocio] … empiezas a conocer las personas y poder ayudar la gente y formas relaciones o amistades con estas personas. Tu ves que tu negocio está impactando a la comunidad”.

Varios empresarios se le han acercado a Ávila interesados en comprarle el negocio, pero ni él ni sus hijos han mostrado interés en hacerlo. Es más, comentó que están buscando expandirse a otros estados y empresas.