Tras un plan B para la reforma migratoria

Tras un plan B para  la reforma migratoria
Los grupos locales en pro de la reforma migratoria trabajan en conjunto para lograr sus metas. Migdalia Fernández

Este sábado en la Florida Central las organizaciones en pro de una reforma migratoria unificarán sus esfuerzos en una manifestación en Lakeland, en el condado Polk.

Líderes escogieron este lugar para hacer presión al congresista Dennis Ross (R-Dist. 15), quien no ha dado su apoyo a una reforma.

Posteriormente habrá una caminata de peregrinaje desde el 7 al 14 de octubre desde la iglesia Resurrección en Winter Garden, haciendo paradas en Orlando, Kissimmee, Haines City, Lakeland, Plant City, Brandon y terminando en Tampa.

“De esta manera, unidos, tenemos más fuerza”, comentó Zulema Rodríguez, coordinadora del sindicato Unión Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) y una organizadora del evento.

La manifestación coincide con un esfuerzo nacional para llamar la atención a la reforma migratoria en Washington, D. C. La actividad local comenzará a las 8 p. m., con una vigilia frente a una iglesia presbiteriana en Lakeland que frecuenta el congresista Ross.

“Velaremos porque sienta nuestra presencia, sobre todo frente a la casa de Dios”, dijo Tirso Moreno, coordinador general de la Asociación Campesina de la Florida.

Ya los grupos locales están hablando de qué medidas tomar para enfrentar la posibilidad de que no habrá reforma migratoria este año.

Algunos buscaban que el presidente Barack Obama otorgara a los 11 millones de indocumentados en el país una legalización parecida a la Acción Deferida para los Dreamers. El líder de la mayoría del Senado federal, Harry Reid, dijo que ésto no ocurrirá.

“Estamos y continuaremos luchando por una reforma que abra un paso a la ciudadanía”, dijo Ángel Marcial, activista de PICO e hijo del obispo Ángel Marcial, conocido por su ayuda al inmigrante.

Marcial dijo que ellos piensan seguir el ejemplo de Martin Luther King Jr. “Llevaremos esto a otro nivel. Primero hay que cambiar la opinión pública y segundo pediremos una ‘petición de descarga’ como lo hizo Dr. King “, explicó Marcial.

Una petición de descarga es una manera de promulgar un proyecto de ley que está estancado. Según Marcial, se crea una urgencia y la descarga puede ser introducida al Congreso por un congresista sin tener que pasar por un comité. Esta petición, si se lleva a voto, requiere unos 218 votos para ser aprobada.

“Eso es lo que vamos a empujar en caso de que no pase nada, como pensamos que es lo que sucederá”, dijo Leo Murietta, co-director nacional de Mi Familia Vota.

“El pueblo debe saber quién apoya la reforma y está con los hispanos y quién no”, dijo Melissa McGuire-Maniau, miembro de la Junta Directiva de la Coalición de Inmigrantes de la Florida.

Moreno de la Asociación Campesina, por su parte, asegura que los campesinos han puesto su fe y confianza en la democracia y que “si no le prestan atención a sus necesidades, y las de sus familiares que están siendo deportados, entonces se va a perder esa confianza en los Estados Unidos como un país justo para todos”.