Gobernador lanza polémica sobre educación

Gobernador lanza  polémica sobre educación
En los Estados Unidos, la tradición de control local de las escuelas y de los derechos del estado complican cualquier meta nacional establecida. archivo

El gobernador Rick Scott recientemente lanzó una polémica cuando expresó que no permitirá que el Gobierno federal le quite la soberanía al estado de tomar decisiones propias en la educación.

Scott se refería a nuevos estándares de educación llamados Common Core, que ya se han comenzado a implementar en toda la Florida.

“Si perdemos este derecho [de soberanía], perdemos mucho”, aseveró Scott.

El gobernador antes promovía los Common Core, pero aparentemente ha cambiado de parecer, pautando una serie de audiencias públicas en Tampa, Davie y Tallahassee para permitir que el público se exprese al respecto.

Todo este escenario es complicado por el hecho de que en los Estados Unidos los distritos escolares son operados mayormente por juntas escolares locales y financiados con impuestos sobre la propiedad locales, con una contribución económica menor del Gobierno federal.

A como los distritos se van adaptando a los Common Core, crece el debate acerca de quién va controlar las escuelas locales.

Catherine Gewertz, de la revista Education Week, dijo, durante un foro sobre los Common Core de la National Press Foundation, que “aquí, en los Estados Unidos, nuestra tradición de control local y de los derechos del estado complican cualquier meta nacional establecida”.

Aún así, durante los últimos dos años el distrito escolar Orange —y todos los distritos escolares floridanos—, han estado implementando, entrenando y preparando a las escuelas y a los estudiantes para los Common Core.

Common Core intenta crear una enseñanza estándar para toda la nación, o sea que un estudiante de cuarto año en la Florida sepa lo mismo que un estudiante en el mismo grado en California o Wisconsin, por ejemplo.

Esto podría cambiar la manera en que la Florida educa y evalúa a sus estudiantes. La instrucción, por ejemplo, puede ser más difícil para estudiantes que no dominan el inglés.

“No te voy a mentir, se le va a hacer más difícil a los estudiantes, y sobre todo a los estudiantes que están aprendiendo inglés. A la larga, al adaptarse al cambio, lograrán graduarse con unos requisitos”, explicó Jesús Jara, superintendente auxiliar del distrito Orange.

Se espera además que se cree una nueva prueba estatal que reemplazaría los FCATS.

“Lo que no sabemos es qué tipo de prueba se implementará y aún hay dudas sobre el currículo. Tenemos que ver qué es lo que se aprueba en la Florida”, dijo Jara.

A diferencia del sistema de aprendizaje bajo los FCATS, se espera que los Common Core se enfoquen más en razonamiento analítico en vez de la memorización.

“Los Common Core no sólo evaluarán lo que los estudiantes han aprendido, sino cómo lo han aprendido”, dijo la educadora Jackie Centeno, que no obstante aceptó que la Florida puede no estar preparada para este cambio académico.