Un Acción de Gracias a lo hispano

Un Acción de Gracias  a lo hispano
Celebre su Día de Acción de Gracias a su manera. Lo importante es dar gracias. archivo

Durante la temporada de Acción de Gracias mi esposo suele hacer comentarios de nuestra “no tradicional” cena. “Estoy seguro que los peregrinos de Plymouth, en Massachusetts, no sirvieron pernil durante su celebración”, dice.

¿Me quieres decir que el pernil, arroz, frijoles, plátanos, café Bustelo, torta dominicana, tres leches y flan no están en el menú de todos? Pues, no lo sabía. Lo que sí sé es que los hispanos están tan invertidos en la tradición de “Thanksgiving” como los peregrinos de Plymouth.

Hay tantas cosas que agradecer: la libre expresión, amistades, oportunidades de obtener una educación y abrir un negocio, la movilidad de la sociedad, entre otros —en fin, todas las características que hacen de este país un lugar maravilloso.

Este feriado es el momento cuando nosotros como nación ponemos a un lado nuestros problemas y reflejamos en nuestras bendiciones y buena fortuna. Aparentemente, no celebramos este día de manera “una talla para todos”.

He vivido en los Estados Unidos toda mi vida, con excepción de cuatro años que viví en la República Dominicana. Celebramos “Thanksgiving” con los familiares que tengan la casa más grande, para así acomodar a todos: abuelos, 12 tías y tíos y sus parejas, y más de 30 primos y sus parejas e hijos; además, siempre hay amistades. Sin embargo, la asistencia a la fiesta ha disminuido, ya que tantos familiares viven regados en varios estados. Aún así, contamos con un promedio de 60 a 70 personas.

Nuestra fiesta está llena de alegría, cuentos, mucha comida y, por supuesto, buena música. Ya que mi esposo cree que nuestra celebración no es tan “auténtica”, y con el interés de exponer a mis hijas a la cultura estadounidense, el año pasado le asigné a mis hijas que investigaran el menú del original Día de Acción de Gracias. Pensé que —¡finalmente!—, resolvería el misterio de la salsa de arándanos. ¿Es una salsa para vegetales o se come solo?

Un empleado del supermercado Publix nos ayudó buscar los ingredientes, y les puedo contar que cocinamos relleno, la famosa salsa de arándanos y jugo de carne (gravy). Todo nos salió bien. Aunque aprendí lo que es salsa de arándano, ¡no será parte de nuestro menú en el futuro!

Este ejercicio fue informativo y creó buenas memorias para nuestra familia. También nos dio la oportunidad de compartir en eltradicional Acción de Gracias, como el resto del país.

Maritza Martínez es la directora de Relaciones Comunitarias de la Universidad de la Florida Central. Ccomuníquese con Martínez en: Maritza.Martinez@ucf.edu.