Último adiós a Rico Piccard

Último adiós a Rico Piccard
Rico Piccard 1946-2013

La comunidad hispana le dio esta semana el último adiós al activista comunitario Elías “Rico” Piccard, quien falleció en Orlando de cáncer de páncreas a los 67 años de edad.

El servicio fúnebre se llenó a capacidad con la presencia de sus hijos, familiares, exsoldados, líderes comunitarios, empresarios, oficiales electos y miembros de la organización Frente Unido 436, la agrupación pro acción comunitaria que Piccard fundó en Orlando y que ahora deja en manos de otros.

“La unión de toda esta gente era lo que quería Piccard. Si cuando se paraba solo a luchar por alguna causa o injusticia hubiera aparecido toda esta gente a apoyarlo, él hubiera sido feliz”, dijo Zuleica Castillo, quien lo acompañó en varias manifestaciones.

Piccard fue conocido por su amor a la comunidad hispana, sus obras de caridad y, más que nada, por hacerle frente a cualquier causa que él considerara injusta.

“Él era la voz de aquellos que no podían hablar”, dijo Iluminada Aponte, quien también fue compañera de lucha y declamó un poema en el duelo.

Las personas que asistieron al duelo pudieron apreciar a Piccard no sólo como activista comunitario sino también como padre de familia e hijo humilde de su natal Puerto Rico. Su hija, Brenda Piccard Muñiz, le dio las gracias a la comunidad por decir presente en el funeral y a las tres hermanas de Piccard que se alternaron para brindarle ayuda y cuidado en sus últimos meses de vida.

Piccard creció en Río Piedras, en San Juan, Puerto Rico, y pasó la mayor parte de su niñez con su abuela, Juana Rivera. Sus recuerdos de infancia fueron plasmados en un cuento de su autoría.

“De mi niñez recuerdo muy poco y todavía me pregunto el por qué. Me imagino que crecía en un hogar no muy organizado que digamos, que fueron muchas las razones y calamidades”, escribió Piccard en un recuento de su vida.

Fue luchador desde temprana edad: buscando comida para su familia, trabajando como limpiabotas, y soldado en el Ejército de los Estados Unidos en la guerra en Vietnam.

“Aunque quise llorar y apenarme decidí con no hacerlo. Y como un buen hombrecito aguanté el dolor”, escribió Piccard en su cuento.

Piccard fue un hombre que no tenía miedo a hacer frente por lo que le pareciere injusto. Su lema era “arriba los de abajo”, refiriéndose a su deseo de que la comunidad hispana, que según él estaba “abajo”, tuviera la oportunidad de salir hacia “arriba”.

“Recuerdo que lo ayudé a eliminar la clínica de metadona en la Semoran, ya que para él este lugar tenía que desaparecer. Logramos que el propietario no renovara el contrato de arrendamiento, una manera inteligente y creativa de lograr la meta”, dijo el abogado James Auffant.

Según el senador estatal Darren Soto (D-Dist. 14), Piccard dejó tres legados muy grandes: primero, la lucha contra la redistribución de distritos electorales en el condado Orange para lograr un distrito de mayoría hispana; segundo, cambiar el imagen negativa del puertorriqueño en la Florida Central; y la tercera, el hacerle frente a los problemas de índole racial en las escuelas de Orange, en especial la secundaria East River, donde los estudiantes hispanos se quejaban de acoso racial; su organización logró sacar el director.

“Lo que todo su legado tiene en común es luchar por los derechos civiles de los hispanos”, dijo Soto.

La alcaldesa de Orange, Teresa Jacobs, con la que Piccard tuvo v arios encontronazos sobre la redistribución de distritos, dijo en un correo electrónico: “Me entristeció mucho escuchar sobre el fallecimiento de Rico. He tenido siempre el mayor respeto por su energía y pasión, al igual que su defensa a favor de tantos temas importantes en nuestra región, sobre todo aquellos que afectaban a la comunidad hispana”.

Desde su diagnostico de cáncer de páncreas en el 2012, su lucha y revolución ha estado en “pausa”. La demanda contra el condado Orange por la redistribución de distritos electorales, iniciada por Frente Unido 436 y que incluye su compañera Zoraida Ríos-Andino como una demandante, está en espera de una resolución.

En su último año de vida, Piccard recibió varios homenajes, entre ellos el premio El Josco, de la Cámara de Comercio Puertorriqueña en Orlando, que le dio un reconocimiento por Legado de Vida; y un homenaje a su fotografía y a sus contribuciones a la comunidad en la Casa de Puerto Rico, en Orlando, actividad que se llenó a capacidad y donde varios oficiales electos le rindieron tributo.

La Asociación Borinqueña le rindará un homenaje póstumo el 12 de diciembre.