Indignados por asesinato de Mónica Spear

Indignados por  asesinato de Mónica Spear
Policías forenses examinan el auto donde Mónica Spear fue tiroteada en Venezuela. EFE

La indignación, el rechazo a la violencia y la impotencia frente al asesinato de la ex Miss Venezuela, Mónica Spear, de 29 años, y su ex esposo Henry Thomas Berry, de 39, en Venezuela, ha consternado y sumido en el dolor a la comunidad de la Florida Central, quienes la conocieron, y compartieron con su familia en Orlando.

Spear, cuya hija de 5 años fue herida en el acto, tenía vínculos estrechos con la Florida Central, donde se graduó de la Universidad de la Florida Central con un título en Artes Dramáticas y donde aún reside su familia.

Rafael Spear, padre de Mónica, dijo a Univisión que “este es un dolor que no se le deseamos a ninguna familia, tener a alguien tan hermoso y que de repente de la nada desaparezca por causa de unos pillos”.

Lucy Soto, consejera del programa de Inglés de Seminole College, en Oviedo, recordó a Spear cuando la conoció en el 2002.

“Lo que más me llamó la atención es que siempre participaba en las actividades, así llegó a ganar el tercer lugar en un concurso donde cantó y tocó la guitarra. Pese a que su inglés no era perfecto en ese entonces, se arriesgó y lo hizo”, recordó Soto de la joven modelo y actriz. “Nadie espera ir de vacaciones a su país y que le pase algo como esto. Como madre, pienso en su niña, es doloroso”, agregó Soto.

Marytza Sanz, presidenta de Latino Leadership y amiga de la familia Spear, dijo que “es una noticia que te destroza por dentro, es bien difícil de explicar. Una noticia así tan fuerte, … así de momento, pues es bien duro”.

De igual forma, para William Díaz, cuyos hijos eran amigos de Mónica y sus hermanos, el dolor por esta tragedia le ha tocado el fondo de su corazón.

“Son una familia de tantos valores, sus padres, hermanos, demasiado íntegros, honestos y uno no se explica cómo una tragedia como ésta les tocó”, dijo Díaz, miembro de Casa de Venezuela, en Orlando.

En el 2004, Díaz organizó el recibimiento de Spear en el aeropuerto de Orlando, tras ésta ser coronada como Miss Venezuela.

Díaz condenó esta terrible noticia en su programa radial “Cara a Cara con Wiliam Díaz”, pidiendo justicia y con rabia ha manifestado su dolor y el de muchos venezolanos, artistas, activistas y residentes que reclaman la inseguridad ciudadana, donde la violencia ha tomado rienda de su país.

“Ayer, fue Mónica, su esposo, antes fue ‘Luis’, mañana puede ser cualquiera. Es una situación que se les escapó de las manos al Gobierno, que es cómplice de una población armada, que no pueden controlar, donde se ha perdido el valor a la vida”, agregó.

Según el Observatorio Venezolano de Violencia (OBV), hay 79 muertes por cada 100,000 habitantes en el país, una cifra superior a la de 39 muertes que estima el Gobierno. Más de 24,000 personas fueron asesinadas en Venezuela en el 2013.

El furor de los que exigen justicia y un llamado a no más violencia ha acaparado las redes sociales, reclamando la inseguridad ciudadana y pidiéndoles al Gobierno venezolano una política de seguridad.

Juan Carlos Salazar, cantante venezolano radicado en Orlando, tuvo la oportunidad de cantarle a Spear en el evento de bienvenida a Orlando en el 2004, y ante su fallecimiento, inspirado, le dedicó esta poesía, que publicó en Facebook.

“Vuela vuela Mónica, vuelta alto sin parar y dile a Dios y a todos los hombres, que en la Tierra hay un país que se llama Venezuela que necesita mucho amor, mucha paz y ser feliz…”.

Casa de Venezuela en Orlando ha pautado una jornada de oración en honor a Spear para el viernes a las 7 p .m. en la iglesia católica St. John Vianney, en Orlando.

Natalia Nevárez contribuyó a este artículo.