‘Estudiante del bosque’ pronto obtendrá diploma

Kissimmee

Hace unos meses el estudiante desamparado Jonathan “Jay” Martínez conmocionó a nuestros lectores por su empeño por continuar sus estudios y salir adelante.

Hoy Martínez, mejor conocido como Jay el artista”, está muy agradecido de los que han seguido paso a paso sus logros y sus vicisitudes. Lo más que agradece es el apoyo que ha recibido para continuar sus estudios, ya que obtendrá su grado asociado en Diseño Gráfico en el mes de febrero.

“¡Finalmente lo logré!” exclamó Martínez, quien aún vive en una casa de campaña en un bosque en el condado Osceola. “Me tengo que mantener enfocado”.

Para este joven puertorriqueño de Nueva York que acaba de cumplir 25 años, la vida le ha dado duro. Aún en el frío invernal que ha experimentado la Florida Central, a veces hasta en 30 grados F, Martínez duerme a la interperie.

Se dice que en el campamento pasan muchas y que no todos son igual que él. Cada uno tiene su propia historia y motivo de estar ahí: unos porque lo desean y otros por circunstancias de la vida o por vicios.

Pese a todas las cosas negativas que lo rodean, el ánimo de Martínez para salir adelante es admirado por muchos. Siempre lleva consigo su mochila donde carga sus libros y un portafolio que ha creado con el tiempo adicional en la universidad, además de varias cosas de aseo personal y efectos para hacer ejercicios.

Por su propio esfuerzo, consiguió un trabajo en una imprenta en Kissimmee. Allí está en entrenamiento sin paga hasta la próxima semana donde —dice—, lo pondrán en la nómina.

Martínez está aprendiendo a operar la imprenta y tiene la ilusión de que le permitan brillar y usar sus destrezas de diseñador gráfico.

“Al menos es algo para empezar, y no está lejos de mi campo de estudios”, dijo Martínez, quien piensa alquilar una habitación en un hotel por varias noches tan pronto comience a cobrar.

Hace poco que Martínez se reunió de nuevo con su compañera sentimental, Michel Soke, quien también es desamparada y acaba de salir de la cárcel por deber dinero para la manutención de sus hijos de un matrimonio anterior.

Esta es su mayor alegría, “estar con ella es lo mejor en este momento, ya que ella me ayuda en todo”, dijo el artista.

Michel, por su parte, dice estar “muy orgullosa de él”. Según ella, Martínez es una persona que establece metas y que va salir de su situación.

Hasta ahora, la iglesia Roca Eterna lo ayuda espiritualmente y un director de la universidad donde estudia, Gabriel Garcés, le hizo un regalito por compasión al ver que terminó sus estudios y continúa en buen camino.

“Cuando estuvo muy frío, Garcés me regaló unos $200 para que me quedara una semana completa en un hotel y le llevara el recibo”, dijo Martínez, quien asegura que tanto Garcés como su profesora, Melissa Chisolm, han sido muy buenos con él y lo han ayudado cuando pueden.

Ante su futuro aún incierto, Martínez no se da por vencido.

“Nunca es tarde para soñar y querer salir adelante”, djo.

Por eso ha decidido continuar sus estudios y convertirse en un hombre de negocios.

“Voy a comenzar mis estudios en Administración de Empresas con la misma universidad, que ya me han aceptado para continuar estudiando. Así podre administrar mi carrera”, concluyó Jay.