Los rostros de la pobreza

Los rostros de la pobreza
Wilda Beslie, directora del programa Comida Sobre Ruedas del concilio de envejecientes de Osceola visita la pareja al hotel Cecilia Figueroa

Kissimmee

La vida le ha vuelto a sonreír a Fiordalisa Gómez y a su esposo Reinaldo Sánchez. La pareja vive en un cuarto de hotel en la carretera 192 donde Sánchez, sin asistencia médica, trata de soportar sus dolencias y enfermedades, postrado en una cama. Sin embargo, no será por mucho tiempo.

Organizaciones locales unieron fuerzas con el propósito de aliviar su situación, al menos por el momento. Luego de que La Prensa reseñara su precario cuadro de desamparo en el reportaje ‘Los rostros de la pobreza’, el Concilio de Envejecientes de Osceola (Council on Aging) tomó acción para ubicarlos en una vivienda asequible que contara con las comodidades básicas que necesita Sánchez, originario de México. Por su condición migratoria, Sánchez no califica para ningún tipo de asistencia médica permanente.

“Nos partió el corazón a todos aquí, cuando supimos de la historia de estas personas. Rápido coordinamos para llevarles comida y hemos agilizado esfuerzos para conseguirle ayuda para vivienda y atención médica para su esposo, que realmente son sus prioridades”, dijo Wilda Beslile, directora del programa ‘Comida en Ruedas’ del concilio.

Contando con tan sólo una hornilla para cocinar en el cuarto de hotel, Fiordalisa dijo que extrañaba la comida caliente hasta que voluntarios del concilio le tocaron la puerta y los sorprendieron con una cena. Además le llevaron los suplementos necesarios para tratar su condición diabética, pañales para su esposo, gasas médicas y artículos de primera necesidad.

“Ha sido de gran ayuda. Me siento como si fueran familia, no es nada más la comida, sino la presencia, el cariño que nos dan. Pero seguimos implorando por ayuda médica para mi esposo paralítico, necesita atención urgente para curar sus úlceras en la piel y terapia física, que alguien nos ayude”, dijo Fiordalisa.

Aparte de sus limitaciones económicas, la mujer sufre de hipertensión, ha sido intervenida quirúrgicamente, por lo que se le dificulta atender a su esposo en muchas ocasiones.

Mientras se hacen las gestiones para la aprobación de una vivienda a bajo costo en Kissimmee con la colaboración de la ciudad, ahora la pareja enfrenta el problema de la movilización de Sánchez a su nuevo hogar.

“Vino una trabajadora social del Departamento de Niños y la Familia (DCF) para llenar unos papeles y darnos ayuda, eso es lo que estoy esperando, que pronto nos podamos mudar de aquí, a un sitio mejor”, agregó.

Apenas sobreviviendo para pagar la renta de $200 por semana en el hotel, esta dominicana, sin embargo, no se olvida de otros que pasan por su misma situación, “aquí, en este hotel, hay muchas familias que no tienen para comida, para pagar hotel, ni siquiera para ir a tomar el bus. Hace falta más ayuda directa, es difícil salir adelante”, dijo, Gómez.

Leslie Campbell, directora de Programas Especiales del Distrito Rscolar de Osceola, explicó que las familias con estudiantes pueden recibir asistencia a través del programa denominado ‘Family in Transition’.

Se trata de un programa que asiste a padres a inscribirse inmediatamente para recibir la ayuda necesaria como: vacunas gratuitas, comidas escolares, uniformes, útiles escolares, transportación para padres y referidos para recursos en el área. “Lo más importante, es asegurarnos que los niños reciban y continúen su educación”, destacó Campbell.

Por su parte, Niki Whisler, coordinadora del programa para personas sin hogar del Condado Osceola, dijo que el año pasado ayudaron a 30 familias con asistencia para pagar el primer mes de renta y depósito para vivienda. Sin embargo, ya no existen fondos disponibles hasta el 1 de julio próximo.