Pastor hace llamado a “boicot” contra feria local

Pastor hace llamado a “boicot” contra feria local
El pastor Jairo Garcia, Carlos Irizarry, miembro y colaborador de la iglesia, junto al ministro Tito Vega, molestos por que no se les autorizó realizar una feria en su iglesia Renuevo. Cecilia Figueroa

Disgustado porque tuvo que cancelar la feria carnaval de su iglesia cristiana Renuevo, el pastor Jairo García expresó su enojo contra “la burocracia en Osceola” a lo que llamó un “abuso de poder” y “racismo contra los hispanos”.

“El poder de firmar un papel lo tienen ellos, de dar permiso para un evento. Esto es un acto de racismo, estamos siendo discriminados por ser hispanos. Aquí, los comisionados hispanos han estado con nosotros al cien por ciento, no sé si ellos tengan algo contra los comisionados hispanos, eso es asunto de ellos, esto no es nada político. Yo no estoy en campaña política, ni quiero ningún puesto, yo vengo haciendo un trabajo por mi comunidad desde hace 10 años con nuestra iglesia. Exijo respeto e igualdad para las familias hispanas”, reclamó el pastor García, de origen dominicano.

El pastor García dijo estar sumamente consternado por la negación de un permiso de excepción de parte de Osceola County Fair, luego de tener su permiso aprobado por el departamento de desarrollo comunitario del condado para su feria que se realizaría del 5 al 9 de febrero, en las inmediaciones de la iglesia para recaudar fondos.

“Tenía todo listo, estábamos haciendo la limpieza de los alrededores, la publicidad, pagamos los permisos y me he quedado con todo en el aire, perdiendo de realizar este carnaval para nuestras familias y recaudar los fondos que son para programas de la iglesia”, sostuvo García, en su despacho, acompañado por el excomisionado de Kissimmee, Carlos Irizarry, y el ministro Tito Modesto Vega, miembros de la iglesia.

Además, indicó que luego de tener los permisos se los entregó a la empresa propietaria de las maquinarias de atracciones para que se les diera la aprobación estatal y es allí cuando, para su sorpresa, se entera de que debía pedir una carta de aprobación de parte del Osceola County Fair.

A tan sólo días de su evento, se le negó tal permiso, por la cercanía de la fecha de la feria anual del condado, que se realizará del 14 al 23 de febrero, en el Osceola Heritage Park.

“Por qué no se me informó antes, yo soy un hombre que respeto las leyes. Yo con una feria pequeña no puedo competir con esta gran feria, mi evento es para la gente de nuestra comunidad, son familias trabajadoras que pueden venir a pie hasta aquí, a un precio módico y los fondos son para los planes de expansión de la iglesia, el banco de alimentos y otros programas”, dijo García.

Hace una semana, la iglesia repartió alimentos a 600 familias y cada semana se ven en la necesidad de recaudar fondos para comprar los alimentos que ellos ofrecen gratuitamente.

En el 2012, la iglesia tuvo una feria carnaval en sus inmediaciones donde acudieron 1,500 personas sin tener ningún contratiempo en los permisos. Sin embargo, este año fue diferente.

Ante esta situación, el pastor García exhortó a las familias hispanas a no apoyar esta feria local, para hacerles sentir el poder de los hispanos en esta zona, donde el 47 % son de origen hispano.

“No vamos a apoyar esta feria, vamos a hacernos sentir y que ellos sepan del poder que tenemos los hispanos”, agregó.

De acuerdo al estatuto de permisos para ferias públicas y exposiciones 616.13 (Restricciones en otras atracciones de ferias) “una persona no puede dedicarse al negocio de proveer maquinarias de atracciones temporeras, como lo define (e.616.242), dentro de un radio de 5 millas y dentro de 30 días antes o durante cualquier feria pública o exposición siendo operada por una asociación de feria, cuando operan en conexión con la feria o exposición; excepto con el consentimiento escrito de la asociación de feria afectada”.

Según correspondencia vía electrónica y cartas enviadas a García que fueron revisadas por La Prensa, Miranda Miur, gerente general del Osceola County Fair, indicó que luego de hablar con la mayoría de los miembros de la junta de directores, simplemente no podían apoyar el carnaval una semana antes de su evento.

“Estoy bien molesto, a la iglesia le quieren poner un pare. En tiempo de campaña política les gusta venir aquí a recoger firmas, que los vean, pero cuando la iglesia necesita su apoyo, no lo hacen. Aunque esto no es nada político, el punto es que ellos nunca piensan en hacer algo para el pueblo… cómo ellos siendo de St. Cloud, quieren venir a meter las narices a Buenaventura Lakes (BVL), con el comisionado de aquí, no hay problema”, expresó el pastor, refiriéndose a miembros de la commisión y de Kissimmee Valley Livestock Show (KVLS), entidad que realiza la feria “Osceola County Fair”.

El senador estatal Darren Soto, (D-Dist14) y John Quiñones, comisionado de Osceola, enviaron cartas de respaldo a la iglesia en donde le piden a Miur se le otorgue este permiso especial.

Quiñones, del distrito 2, que comprende Buenaventura Lakes (BVL), donde está ubicada la iglesia, dijo: “creo que el pastor está haciendo un evento comunitario que beneficia a BVL y apoyo este esfuerzo, por eso envié esa carta”.

“El pastor García ha sido un buen líder en el condado y la comunidad. Previamente, él ha organizado otros eventos de recaudación de fondos y carnavales en sus facilidades sin ninguna queja de nadie en la comunidad. El vino a pedirme consejo sobre cómo proceder en esta situación luego de que no obtuviera la carta de apoyo de la junta de KVLS para su evento pequeño. Recuerdo que hace unos años, cuando Jo Thacker fue abogada del condado, una situación similar se presentó con la iglesia católica Holy Reedemer. Ella facilitó un (waiver) y la junta no tuvo ninguna objeción. Del mismo modo, quiero averiguar si la misma excepción podría ser provista para este evento pequeño que se realizaría antes de la feria del condado”.

Miranda Miur, gerente general de esta feria, contestó a la misiva diciendo que en el pasado se concedió tal permiso porque se suponía que iba a ser un evento pequeño. Sin embargo, dijo que afectó la feria del condado en ese entonces, y no pueden arriesgarse a que suceda otra vez. Miur declinó responder a interrogantes de este rotativo.

Por su parte, el pastor Javier Figueroa, presidente de la Asociación de Pastores Unidos de Kissimmee, se solidarizó con el pastor García ante esta situación que cataloga de discriminatoria.

“Me parece un atropello, es un discrimen directo, porque somos iglesias cristianas hispanas. Tengo quejas de otros compañeros ministros que se sienten discriminados, perseguidos para lograr permisos para sus eventos o arreglos en las iglesias. No se le está dando igualdad, si ambos eventos, del condado y la iglesia, son actividades para nuestra comunidad pueden hacerse sin ningún problema”, dijo Figueroa.

Yaní Váldez, madre de tres hijos, lamentó que la feria se cancelara: “es muy triste que no le den la oportunidad a la iglesia de hacer algo sano que es para las familias de esta área a un precio que está al alcance de nuestros bolsillos”.

El pastor García hizo un llamado a la ciudadanía, pastores, líderes y medios de comunicación para que se den cita a una conferencia de prensa que sostendrá el jueves 13 de febrero a las 11 a.m. en su iglesia, ubicada en 290 Competition drive, en Kissimmee.