Rubio no logra dejar atrás inmigración

Rubio no logra dejar atrás inmigración
No tan popular... el senador Rubio baja en las encuestas. Archivo

El senador de Florida Marco Rubio ha caído en las encuestas frente a sus competidores al interior del Partido Republicano. Encuestadores enfatizan que la baja en la popularidad de Rubio se debe a su apoyo a un la reforma migratoria.

Los números no mienten y aunque el legislador hispano ha intentado posicionarse en áreas clave para el camino a la Casa Blanca, como política exterior y economía, aún no logra remontar en los estudios de opinión.

Una encuesta realizada por la Universidad de Quinnipiac en diciembre registró que sólo un 7% de los votantes republicanos a nivel nacional apoyaban a Rubio, muy por debajo del 17% obtenido por el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

La encuesta realizada por la Conferencia Conservadora de Acción Política (CPAC) en marzo lo ubicó en el número siete, en la lista de posibles candidatos a la nominación republicana para las presidenciales 2016.

En primer lugar figuró el senador Rand Paul de Kentucky con 31%, seguido por Ted Cruz de Texas con 11%. El doctor Ben Carson figuró tercero con 9%, luego el gobernador de Nueva Jersey con 8%, seguido por el exsenador Rick Santorum y el gobernador Scott Walker con 7%.

Las razones de su baja se resumen en una, según Thomas Mann, analista político del Instituto Brookings: “los conservadores nunca han perdonado a Rubio por trabajar en un paquete bipartidista para la reforma migratoria”, explicó.

Geoffrey Skelley, director asociado de Sabato’s Crystal Ball, coincide con esta opinión. “Desde que Rubio indicó su voluntad de trabajar en inmigración, sus números en el partido conservador han sido mediocres. Aunque sería tonto descartar a alguien por encuestas preliminares, parece que Rubio todavía debe trabajar para reconectarse con la base conservadora que lo apoyó fervientemente en 2010”, aseguró.

Pero para el encuestador John Zogby la baja en los número de Rubio también tiene que ver con su competencia. “Creo que está más relacionado con el alza de Ted Cruz y la popularidad de Rand Paul. Rubio tuvo un desliz con los conservadores por inmigración y luego salió mucha competencia”, concluyó.