Brote de hongo amenaza con destruir industria de aguacate

El brote en Florida del llamado hongo del laurel marchito (Raffaelea lauricola), que destruye el árbol del aguacate, puede convertirse en una amenaza para esta industria que genera $55 millones de dólares a la economía del estado.

Detectado por primer vez en 2005 en el Condado de Duval, en el extremo noreste de Florida, este hongo se ha extendido rápidamente por todo el estado y ha afectado ya su producción desde hace dos años en el Condado de Miami-Dade, al sureste.

“Rápidamente se ha convertido (este hongo) en una pesadilla” por la acción de un insecto llamado “escarabajo ambrosía” que ha infectado sistemáticamente miles de árboles en toda Florida, indicó esta semana el diario ‘The Ledger’.

El escarabajo de color marrón oscuro o negro pequeño, cargado de esporas de hongos, agujera la madera del árbol, infectándola con la enfermedad. A medida que el hongo crece, el escarabajo se alimenta del hongo.

Los expertos señalan que más de 3,000 árboles de aguacate infectados por este hongo han tenido que ser cortados, lo que representa, no obstante, una cifra muy pequeña de la plantación total comercial en el estado: unos 650,000 aguacates.

Hasta el momento, la única forma eficaz de combatir a este hongo letal para el aguacate pasa por la destrucción del árbol infectado, un proceso “muy costoso”. “Un árbol de aguacate cuesta unos $400 dólares” y el gasto de “tratar adecuadamente un árbol enfermo ronda los $200 dólares”, señaló un experto.

Afortunadamente, esta enfermedad todavía no ha tenido un impacto visible en el suministro de aguacates procedentes del sur de Florida, comentó el economista de la Escuela de Agricultura de la Universidad de Florida (UF) Edward Evans.

Expertos e investigadores de la UF y de la Universidad de California experimentan en sus laboratorios con una suerte de espuma que fue originalmente desarrollada para la erradicación de termitas y podría ser beneficiosa ahora en el combate contra el “insecto de la ambrosía”.