Amarga derrota de latinos en Orange

Amarga derrota de latinos en Orange
El abogado Euri Cerrud, quien puso de moda los lazos corbata durante su campaña,
Foto: La Prensa

Con una mezcla de decepción y sorpresa, el abogado puertorriqueño Euri Cerrud aceptó su derrota electoral la noche del martes en el restaurante Casa Mofongo en Avalon Park, en Orlando, donde amigos, familiares y simpatizantes llegaron con la intención de festejar.

“Por un lado me siento aliviado, porque esto tuvo una finalidad”, dijo Cerrud a La Prensa. “Hice todo lo que pude haber hecho, estuve hasta en el programa de Silverio Pérez en Puerto Rico, tuve apoyo de los principales partidos en la isla, hice todo para que la gente nuestra se levantara, para crear consciencia de las ilegalidades que ha cometido la incumbente, pero aún ayer (lunes) habían personas que no sabían que hoy (martes) eran las elecciones”.

Cerrud, de 42 años, oriundo de Guaynabo, Puerto Rico, dedicó los últimos meses a una intensa campaña electoral, a su familia y a su trabajo como abogado socio de Ricardo Pesquera, para tratar de convertirse en el primer comisionado puertorriqueño demócrata en ocupar un escaño en la Comisión del Condado Orange, representando el Distrito 4. Este distrito es importante para los latinos ya que comprende toda la región sureste, enclave mayormente de puertorriqueños y venezolanos. En el Condado Orange poco más del 30% de la población es hispana, pero en la comisión los latinos no tienen representación alguna. Cabe destacar que la comisión maneja un presupuesto de $3,260 millones.

Aunque Cerrud aparentemente contaba con el respaldo de líderes influyentes en su partido, como el congresista Alan Grayson y los legisladores Joe Saunders y Víctor Torres, y contó con el aval del exsecretario de Justicia en Puerto Rico Kenneth McClintock, del presidente del Senado en la isla Eduardo Bhatia y del poderoso sindicato laboral AFL-CIO capítulo del centro de la Florida, en las urnas solamente logró un 11% del total de votos.

Cerrud competía por el escaño contra otra puertorriqueña, Maribel Cordero. Cordero corrió su campaña sin presupuesto, pero logró que los votantes le dieran mayor respaldo. Pero aún uniendo los votos de Cerrud y Cordero no habrían sido suficientes para derrotar a la titular Jennifer Thompson, quien ganó con un 65% de los votos.

Lo particular de esta contienda, la cual no es partidista, es que Thompson violó las reglas de récord público, el llamado escándalo del ‘textgate’, por lo que pagó una multa de $500 cuando fue sorprendida intercambiando textos con representantes de grandes corporaciones que luchaban por derrotar un referéndum que proveería a los empleados de compañías privadas licencias de enfermedad para cuidar de sus familiares.

“Con eso ya sabemos quiénes salieron a votar y ellos fueron los grandes intereses. Mientras los latinos no salgan a votar, no avanzaremos, no habrán cambios en nuestras comunidades”, expresó Cerrud. “Nosotros los hispanos somos a veces nuestros propios enemigos”.