Comandantes hispanos en Orlando

Dos puertorriqueños serán los segundos al mando de dos de las agencias de seguridad públicas más importantes de la 'Ciudad bella'
Comandantes hispanos en Orlando
Comandantes latinos.
Foto: Cecilia Figueroa, Especial para La Prensa

Orlando

Tuvieron que trabajar duro y superar los prejuicios, pero enfocándose en la educación continua y en su amor por el servicio a la comunidad consiguieron alcanzar lo que ningún hispano logró antes en la Ciudad de Orlando.

Son dos figuras de origen puertorriqueño: Orlando Rolón, ahora el subjefe del Departamento de Policía de la Ciudad de Orlando (OPD), y Aníbal Sáez Jr., jefe asistente del Departamento de Bomberos de Orlando.

“Cuando terminé la escuela superior pensé que no tenía los recursos suficientes para seguir una carrera. Mi enfoque fue buscar un trabajo, luego me di cuenta de que si uno quiere, se dedica, te esfuerzas y lo pones en tu mente puedes lograr lo que te propongas”, dijo Rolón, un veterano de la policía de Orlando con 21 años en este departamento y quien reemplazará al subjefe Charles Robinson tras su jubilación.

Rolón se convirtió recientemente en el primer boricua en llegar a este puesto, en el cual devengará un salario anual de $125,000, de acuerdo a datos de la Ciudad de Orlando.

Otros dos hispanos en conquistar puestos de envergadura oficial son Rey Rivero, actual subalterno del Alguacil del Condado Orange, y Eugenio Bernal, actual jefe de Policía de Eatonville, Florida.

Rolón prefiere ser reconocido por sus logros, que le han costado mucho: “a veces algunas personas creen que algún ascenso o posición es basada por quién eres, no necesariamente por lo que tú has hecho. Y como latino creo que debemos hacer todo lo posible para que las personas vean que nosotros podemos hacer no solamente lo que requiere la posición o tarea que nos hayan dado, sino que podemos llegar más allá”.

El camino para llegar a este cargo no ha sido fácil. Este hispano recordó que en 1977 llegó con sus padres de Puerto Rico como muchos jóvenes migrantes. Le tocó asimilarse al sistema de este país en todos los aspectos: “éramos una de las pocas familias latinas en el Condado Orange, nos costó mucho a mis hermanos adaptarnos al sistema escolar porque nuestro idioma preferido era el español y tratar de alcanzar a los otros estudiantes, como se educa aquí, fue un poco difícil”.

Su determinación lo llevó a terminar sus estudios en la secundaria Colonial y luego trabajó en la construcción llegando a ser supervisor asistente de proyectos en construcción de apartamentos.

Luego, un amigo le insistió para que formará parte de la Academia de Policía de Orlando y en su segundo intento lo aceptaron. “Durante ese proceso me dejaron saber que la educación era importante para poder llegar a rangos más altos”, contó Rolón.

Decidido y con esa visión en mente empezó sus estudios al mismo tiempo que trabajaba hasta que consiguió su licenciatura. “Debo darle el crédito a mi esposa, la que me empujó para lograrlo, y eso me abrió paso a la promoción de capitán”, precisó Rolón, quien sigue estudiando y actualmente cursa su maestría en Justicia Criminal en el Columbia College.

Su esposa, Giorgina Pinedo-Rolón, periodista puertorriqueña y actual presidenta de la Junta de Directores de la Cámara de Comercio Hispana de Metro Orlando (HCCMO), destacó las cualidades de su cónyuge: “él es un producto de esta comunidad, la conoce, la ama, es un ser humano excepcional, muy trabajador, solidario, ama sus raíces. Estoy muy orgullosa de sus logros porque sé los sacrificios que ha hecho mi amado para llegar a dónde está”.

Dentro de las nuevas funciones de subjefe estará hacerse cargo de la oficina de Servicios Administrativos, que incluye la División de Comunicaciones, el Programa de Reducción de Falsas Alarmas y la Unidad de Registros, Propiedad y Evidencia.

Entre sus proyectos, Rolón contempla charlas con líderes hispanos en escuelas con mayoría de estudiantes de origen hispano para motivarlos e inspirarlos a que sigan sus sueños profesionales. Además, crear relaciones más estrechas con los residentes. “Las personas que tienen los trabajos sencillos son las personas de las que podemos aprender mucho, ellos están ahí, saben lo que está sucediendo en su comunidad”, comentó.

Rolón ha desempeñado diversas funciones en el OPD: sargento de patrullaje de la región suroeste, sargento para el programa de bicicletas de Parramore, oficial de información pública, comandante de la patrulla de vigilancia del norte, asistente y enlace para Asuntos Hispanos del alcalde y miembro del equipo de respuesta a emergencias como comandante de negociaciones de crisis, entre otros.

El nuevo subjefe reconoció la participación de la comunidad hispana en los últimos tiempos: “el deseo del latino es tener representación a todo nivel, sea privado, empresarial y en el gobierno. Hoy en día sí vemos personas claves de la comunidad atentos a esas oportunidades. Estamos comenzando a ver esos frutos y el sistema se está dando cuenta de las necesidades de la comunidad latina”.

En la Policía de Orlando, de 750 oficiales, 16% son de origen latino y 16% afroamericanos. Rolón dijo que siempre están dispuestos a darle paso a candidatos que califiquen. Primero deben entrar a la academia, recibir entrenamiento y, sobre todo, dominar el idioma inglés: “en esta profesión es muy importante dominar el inglés”, explicó.

El alcalde Buddy Dyer ha sentado una precedente en la Alcaldía al nombrar hispanos a puestos de liderazgo, como Luis Martínez, un joven puertorriqueño que ocupa un puesto clave en la Oficina de Comunicaciones de la ciudad. En un comunicado de prensa, Dyer afirma cuál es su compromiso.

“Mi prioridad principal como Alcalde es la seguridad de nuestra comunidad e invertir en el Departamento de Policía de Orlando proveyendo el mejor entrenamiento y la más avanzada tecnología, además de trabajar en estrecha colaboración con nuestros residentes. Estoy confiado que el subjefe Rolón continuará trabajando diligentemente con nosotros para proteger a nuestra ciudad contra el crimen”, dijo el alcalde Dyer.

Por otro lado, Angel Saéz, Jr., de padres puertorriqueños y oriundo de Miami, dijo sentirse muy orgulloso y con humildad acepta que la suya ha sido una carrera larga que le ha costado mucho. Sáez fue el primer paramédico hispano contratado por la Ciudad de Orlando. Hoy es jefe asistente del Departamento de Bomberos de Orlando.

Su promoción fue un evento muy aplaudido en la comunidad debido a que históricamente las minorías y los bomberos de color no han tenido las mismas oportunidades de crecimiento que sus colegas anglosajones en la élite de este gremio.

“Fue la manera que me criaron mis padres, que debía enfocarme en los estudios, hacer las cosas bien, trabajar duro. Soy americano, pero mi alma es boricua, amo mi cultura, debemos estar orgullosos de lo que hemos conseguido, nos lo hemos ganado por nuestros propios esfuerzos”, dijo Saéz, residente de Orlando con 25 años de carrera.

En más de dos décadas ha fungido como paramédico, voluntario en agencias del orden y como primer técnico paramédico certificado de Bomb Squad en Orlando, entre otras funciones de gran responsabilidad.

Saéz está convencido que ha sido un camino pedregoso, pero afirma que la educación y su preparación le permitieron escalar a la cima.

“No se den por vencidos. Quiero que los jóvenes pueden hacer cosas grandes, lograr grandes metas. Todo es posible, si pones las ganas y el esfuerzo van a tener la oportunidad de conseguir altos puestos”, dijo Sáez, quien ejercía su cargo como Jefe Distrital de Paramédicos en este departamento recientemente.

“Los latinos estamos aquí para contribuir, hay que educarse, creer en sus propias capacidades. Tienen que involucrarse con la comunidad. Ser bilingüe es una bendición”, puntualizó Sáez, quien estudió en el Valencia Community College, la Universidad del Centro de Florida (UCF) y la Academia Nacional de Bomberos, entre otros estudios.

Su desempeño y excelencia académica han sido reconocidos a los largo de su carrera profesional.