Labor titánica en la comunidad

Labor titánica en la comunidad
Unas 750 familias recibieron provisiones de alimentos
Foto: Migdalia Fernández, Especial para La Prensa

David Torres, mejor conocido como ‘El Buen Samaritano’, prefiere pasar desapercibido, dar a los que más lo necesitan sin recibir elogios públicos, méritos ni recompensas.

Pero este martes, la labor humanitaria que realiza alcanzó un nuevo récord: 22,250 libras de comida fueron repartidas entre unas 750 familias en el sur de Orlando en tan sólo cuatro horas.

Cientos de personas hicieron fila en la calle Landcaster para recibir una caja o unas bolsitas con provisiones alimenticias. La cajita contenía un surtido de frutas, vegetales y otros comestibles gracias a la colaboración de Second Harvest Food Bank y Torres.

“Gracias a personas como él no tendremos hambre esta semana”, dijo Tiffany García, quien vive con sus ocho hijos en un hotel de la OBT. Ella es sólo un ejemplo de las cientos de personas que se dieron cita para buscar ayuda. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en la Florida hay una inseguridad de alimentos en el hogar de 14.8%.

“Yo vengo todos los meses y esto en muchas cosas nos ayuda por las necesidades en que vivimos”, dijo Mayra Rosado, quien fue con su amiga Carmen Pérez a recibir su provisión.

La organización Good Samaritan Outreach reparte alimentos los terceros miércoles de cada mes en esa área como un ‘pantry’ de emergencia, sin embargo es una o dos veces al año que logra una repartición masiva de comida como esta reciente.

“Quisiera hacer mas reparticiones grandes pero se necesita la ayuda de Second Harvest y otras donaciones para esto”, dijo Torres quien muchas veces ha sacado dinero de su propio bolsillo para sostener al pantry de emergencia.

“Es una persona desinteresada en sí mismo y dada a los demás”, dijo Cynthia Torres, hermana del samaritano. “Desde pequeños hemos participado en actividades de ayudar a otros, mis abuelos eran misionarios y a mi papá le gustaba dar a los demás, creo que de ahí es que David saca su amor por el prójimo.”

Torres cumple este mes 16 años dedicados al servicio de alimentar a los desamparados y a las familias de escasos recursos. “Trabaja muy duro”, dijo Héctor López, voluntario de la organización.

Además de la repartición de comida, ellos donan a escuelas y a otras organizaciones. También, este mes ha estado dando de comer a los habitantes en refugios de la Coalition for the Homeless. Según estadísticas del Departamento de Niños y Familias, en la Florida Central, 60% de los desamparados son familias y 23% son niños.

El Censo 2010 establece que en la Florida hay más de 1,250,000 niños hispanos y afroamericanos por debajo del 200% del nivel de pobreza. En el Condado Orange el nivel de pobreza es de 13.4% y en Osceola de 13.3%.

Es por esta y por muchas otras razones que la acción de un héroe como Torres, quien es una persona discapacitada por una condición de la espalda, es necesaria, opinan aquellos que conocen de sus labores altruistas.

“Aún siento que podemos hacer más” concluyó el samaritano.

<img src="/wp-content/uploads/2014/09/LOCALES_309119993_EP_-1_0.jpg" caption="

El “Buen Samaritano” se dedica a repartir comida a los más desventajados de nuestra comunidad.

“/>